Muffins de morcilla

Esta receta la he copiado del blog "La Gitanilla"


 Ingredientes:
  • 400 gr de morcilla
  • 150 gr de harina
  • 1 sobre levadura Royal
  • 3 huevos
  • Piñones
  • Sal
  • Pimienta
  • Media manzana (opcional)
  • Compota de manzana (opcional)
     Mezclar la harina con la sal y la levadura y tamizar el conjunto.
     Dorar 2 cucharadas de piñones en una sartén sin aceite. Añadir la morcilla sacada de la tripa y freír. Batir los huevos, añadir la morcilla moviendo enérgicamente y también la mezcla de la harina. Opcionalmente, se puede añadir media manzana muy troceada, con el fin de evitar que repita la morcilla.
     Precalentar el horno a 180º. Rellenar moldes de muffins. Decorar con piñones por encima, y poner al horno 20 minutos o hasta que estén listos. Dejar enfriar. Se pueden rellenar de compota de manzana, o servir acompañándolos.

Pavo de Navidad

     Esta es la receta de pavo que más nos gusta, y que repetimos la navidad que hacemos pavo. Suelen vender pavitas  congeladas, que están bien de tamaño, con el fin de no estar luego 1 mes comiendo pavo.


Ingredientes
  • 1 pavo de unos 3 kilos
  • Longanizas
  • Castañas
  • Huevo crudo
  • Huevo duro
  • Piñones (tostados o no)
  • Pasas
  • Vino de Oporto o brandy
  • Sal
  • Pimienta
  • Hierbas provenzales
     Sacar las longanizas de su tripa, añadir el huevo duro picado, piñones, castañas picadas, pasas remojadas en el vino, los menudillos del pavo picados, sal, pimienta, hierbas y el huevo crudo. Lógicamente, las cantidades dependen del tamaño del pavo.
     Lavar y secar el pavo, salpimentarlo por dentro y por fuera, rellenarlo, darle la mejor forma posible e inyectarle en las pechugas el licor de remojar las pasas. El relleno sobrante se envuelve en papel de aluminio. Aceitar el pavo.
     Encender el horno, y cuando alcance los 200ºC se mete le pavo. Se tiene con aire unos 30 minutos, entonces se quita el aire, y al rato se baja la temperatura a 180ºC. Más tarde se apaga la parte de arriba del horno. Todo esto se va haciendo a ojo, según se dore el pavo. Se va bañando con el jugo que suelta, o en su defecto, en una mezcla de agua y licor  del que se usó para las pasas.
     Los últimos 30 minutos se va salpicando el pavo de vez en cuando con agua fría, para que la piel quede más crujiente.
     Las recetas recomiendan 40-45 minutos de horno por cada quilo de pavo, pero hay que tener cuidado porque tiende a quedar seco. La temperatura fuerte es durante la primera hora, aproximadamente.
     Si se quiere acompañar de patatas asadas, éstas se añaden cuando falte alrededor de 1 hora.
     A mí me gusta acompañarlo con puré de manzana y puré de castañas.

Ensalada multicolor

     Esta receta la aprendí en una clase de cocina de Thermomix, la  cual resulta una gran ayuda a la hora de picar las verduras, pero puede hacerse igualmente sin ella. Se pueden cambiar los ingredientes a nuestro gusto o disponibilidad (yo no tenía col blanca y le puse lechuga), y queda muy vistosa en el centro de la mesa.

Ingredientes
  • 2 huevos duros
  • Media lechuga pequeña
  • 4 zanahorias
  • Unos pepinillos agridulces
  • 150 gr de aceitunas sin hueso
  • Media col lombarda pequeña
  • Mayonesa
     Pelar los huevos y lavar las verduras.
     Introducir los huevos en el vaso y trocear 2 seg vel 4.
     Trocear la lechuga (o col), 3 seg, vel 4.
     Meter las zanahorias en el vaso, 5 seg, vel 5.
     Picar los pepinillos 3 seg, vel 4.
     Rallar las aceitunas 4 seg, vel 4.
     Por último , la col lombarda 5 seg, vel 5.
     Disponer las verduras en una fuente o ensaladera, de manera que se vean todos los colores. Adornar con mayonesa.
     La mayonesa, o lactonesa si es en verano, se puede hacer en la Thermomix y sin lavar el vaso, de modo que los restos de la lombarda le den color.

Borscht

     El nombre de esta sopa siempre me ha sugerido noches en la Estepa, abrigos de piel , vodka, Miguel Strogof cabalgando hacia la Rusia blanca,...Tenía ganas de prepararla, y he mezclado para ello dos recetas, la del libro "Cocino a mi manera" de Thermomix, y la del blog Sirope de alce. Como todas las recetas tradicionales, supongo que habrá cientos de versiones, casi una por hogar. en mi casa, el resultado ha sido desigual. A mí me ha encantado, pero el resto se la ha comido por disciplina, y no les ha gustado.


Ingredientes
  • 40 gr de mantequilla
  • Media col lombarda
  • 250 gr de remolacha cocida
  • 1 zanahoria
  • 1 patata
  • 1 cebolla grande
  • 1 litro de caldo de ternera
  • Sal
  • Pimienta
  • Zumo de limón (opcional)
  • Nata agria
  • Sucedáneo de caviar
     Poner en el vaso de la Thermomix la cebolla , la zanahoria y la col, troceadas, y programar 5 segundos, vel  5.
     Añadir la mantequilla y la remolacha troceada, y programar 5 minutos, Varoma, Giro a la izquierda, vel 2.
     Incorporar la patata y el caldo, y programar 17 minutos, 100ºC, giro a la izquierda, vel 1. Salpimentar, triturar para dejarla al gusto, con más o menos tropezones. Dejar reposar 10 min antes de servir.
     Servir acompañada de una cucharada de nata agria, poner zumo de limón si se quiere, e incorporar más sal y pimienta si precisa. Yo además le añadí un toque de sucedáneo de caviar.
     Me hubiera gustado que quedara más roja. En fin, no sé cuando la volveré a hacer, en vista del éxito, pero como todo, quizá algún día de con la "receta perfecta".
     Nostrovia Tovarich ("Salud, Camarada"). Por cierto, no sé como se escribe correctamente....

     Nota: si utilizamos agua o caldo de verduras, es apto para dietas vegetarianas.
   

Christollen

     Cuando mi suegra viajaba a Alemania cerca de navidades, siempre volvía con este dulce, que me encantaba. El año pasado ya lo hice, pero no lo envolví bien, y se me secó, y éste año, vuelvo a hacerlo, con la receta del curso de navidad 2010 de Thermomix, e indicaciones de la receta de mi cuñada Juana.
     Esta es la receta para el Tercer Domingo de Adviento, pues la hice hace 2 semanas y ahora es el momento de comerlo.

Ingredientes
Pasta de almendras
  • 100 gr de azúcar glas
  • 120 gr de almendras molidas
  • 20 gr de clara de huevo
     Poner en el vaso el azúcar y las almendras, y programar 10 seg/vel 6. Añadir la clara y programar 14 seg/ vel 6, y reservar en un recipiente hermético o envuelta en film transparente. Yo he hecho la trampa de comprar en Aldi un rollo de 130 gr de pasta de almendras.

Stollen
  • 100 gr de almendras fileteadas
  • 450 gr de harina de fuerza
  • 50 gr de levadura de panadería
  • 120 gr de leche desnatada a temperatura ambiente
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 pellizco de sal
  • 100 gr de pasta de almendras
  • 150 gr de pasas sin semillas
  • 50 gr de cáscara de naranja confitada
  • 50 gr de cáscara de limón confitada
  • 40 gr de ron

     Poner en el vaso la harina, la levadura desmenuzada, la leche. la mantequilla, el huevo, la sal y la pasta de almendras, y programar 3 min, vel espiga. Dejar reposar la masa dentro del vaso durante 30 min.
     Añadir las almendras, las pasas, las cortezas confitadas y el ron, y programar 3 min, vel espiga, introduciendo la espátula por el bocal para que todo se integre bien.
     Volcar la masa sobre un papel de horno del tamaño de la bandeja, y con las manos, formar un cuadrado de aproximadamente 30 x 30, dejando uno de los extremos más grueso, para que al doblarla, tenga la forma característica del stollen, que recuerda un niño envuelto en pañales. Doblar la masa en tres, dejando la parte gruesa arriba. Dejar reposar 30 min.,  fabricándole una especie de molde con papel de aluminio para que no se desparrame, como me ocurrió a mí.
     Precalentar el horno a 180ºC, y hornear el stollen durante 40-45 min.

Para la cobertura
  • 80 gr de mantequilla fundida.
  • 50 gr de azúcar glas
     Con la mitad de la mantequilla se pincela el stollen aún caliente, y se deja enfriar. Entonces, se pinta con la mantequilla restante, y se espolvorea con el azúcar glas, de forma que quede una capa blanquísima, como las mantillas de un bebé. Esta capa de azúcar actúa a modo de glas, que lo protege de la aparición de mohos, pues el stollen no se come recién  hecho, sino  a partir de la tercera semana, que es cuando empieza a estar jugoso. Antiguamente se guardaba en los túneles de las minas ("stollen"). esta información tan curiosa la he leído aquí.
     Una vez bien frío, se envuelve en papel de aluminio y se conserva en un sitio fresco, un mínimo de tres semanas antes de consumirlo. Buen provecho.

Hamburguesas

     Esta receta de hamburguesas las hacía mi suegra, y a nosotros nos gustan mucho, tanto que casi nunca compramos hamburguesas preparadas, pues además son rápidas y fáciles de preparar. En función del periodo de dieta en que nos encontremos, podemos variar un poco los ingredientes, como no ponerles pan rallado, y el modo de preparación. Mi suegra las hacía fritas en poco aceite, pero también pueden prepararse a la plancha. La versión de hoy es la original.


Ingredientes
  • 1 Kg de carne picada (ternera y/o cerdo)
  • 1 huevo
  • Una cebolla pequeña
  • Sal
  • Pimienta
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • Unos piñones
  • Perejil picado
  • Aceite de oliva
     La cebolla si pica y se fríe en un poco de aceite.
     En un bol se pone la carne picada, el huevo, pan rallado, la cebolla escurrida, los piñones, el perejil picado, sal y pimienta. Se mezcla bien y se forman las hamburguesas, que se fríen a continuación en una sartén con un poco de aceite, a fuego medio.
     La fiesta consiste en lavar y trocear lechuga, cortar tomates a rodajas, pepinillos a rodajitas, cebolla en aros (a mí me gusta más si la pasamos un poco por la sartén), lonchas de queso, y ponerlo en la mesa junto con el pan, mayonesa, ketchup y mostaza, hacer una buena ensalada y freír unas patatas, para montarnos el McDonalds doméstico. Una muy buena comida para un día de fiesta.


Pasteles de boniato

     Estos son los mejores pasteles de boniato que yo he comido nunca. Me encantan. Hasta hace poco, los preparaba mi suegra poco antes de navidad y nos repartía a todos. Son deliciosos, de un libro de recetas que era de su madre, con los ingredientes en onzas y libras.



Ingredientes para el relleno
  • Azúcar
  • Boniatos
        El relleno hay que hacerlo la víspera. Los boniatos se asan en el horno y se pelan, o bien se cuecen al vapor pelados. Esta opción es bastante rápida, y apenas tiene desperdicio. Se machacan en el mortero. La pasta resultante se pesa, y se le añade la mitad del peso en azúcar (500 gr boniatos + 250 gr de azúcar). Se pone en un cazo y se cuece todo junto, sin dejar de remover. Se retira del fuego cuando empiezan a aparecer burbujas.
     Tengo dos manos de mortero, una para los dulces, y otra para el resto, porque hacer pasta de boniato que sepa a ajo, pues como que no.
    En los últimos años me cuesta encontrar boniato, sólo encuentro batata, que, o al menos eso tengo entendido, es la variedad de carne amarilla. A mí me gusta más la blanca, quizá porque es la que he comido siempre. Cuando era pequeña, mi madre asaba los boniatos ("moniatos") en la cazuela-horno, y los comíamos con azúcar para merendar. Uhm..
     El dulce que sobra después de rellenar los pastelitos, se mete en un bote de cristal y se conserva en el frigorífico.
Ingredientes para la masa
  • 125 gr de azúcar
  • 250 gr de manteca de cerdo a temperatura ambiente
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • Harina (unos 400 gr)


     En el vaso de la Kitchen Aid se pone el azúcar, el huevo y la manteca, y se bate con la pala a velocidad 6 unos 5 minutos. Entonces se va añadiendo la harina poco a poco, hasta que queda una masa que se despega de las paredes y se puede trabajar con las manos. A mí me admitió unos 400 gr de harina de repostería. La masa es bastante pringosa.
     Se forman bolitas de masa de aproximadamente 35 gr, y entre 2 plásticos alimentarios, (yo usé una bolsa de congelar abierta por 2 lados) se ponen las bolitas, se aplanan con el talón de la mano hasta formar unos círculos, que se  rellenan con 1 cucharadita de postre del dulce de boniato, y con ayuda del mismo plástico se doblan sobre sí mismas, formando el pastel. Con una rueda cortamos y sellamos los bordes.
     Se ponen en una bandeja sobre papel de hornear, se espolvorean con azúcar y se llevan al horno precalentado a 180ºC durante unos 20 minutos. Hay que tener cuidado de que no se quemen los bordes.

Carne con salsa y tornillos

     Esta carne la hacía mi suegra los días de fiesta y nos gustaba mucho. A mis hijos les encanta y la llaman por ese nombre.


Ingredientes
  • Lomo de cerdo o redondo de ternera
  • Zanahorias
  • Patatas
  • Cebollas
  • Tomates
  • Ajos
  • Un trozo de apio
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • Champiñones
  • Fusilli
     Yo suelo utilizar magro de cerdo para hacer este plato, pues los otros dos cortes quedan demasiado secos para nuestro gusto.
     Salpimentar la carne por todas partes, para sellarla, en aceite caliente. apartar, y en ese aceite echar el resto de las verduras troceadas, y dorarlas. El ajo hay que echarlo pelado, pues si no, luego al triturarlo, parece que nos haya caído un pelo.
     En una fuente de horno poner la carne y las verduras, junto con el aceite de freírlas, y asar en el horno alrededor de 1 hora. Apartar la carne y dejar que se engríe para cortarla en rodajas finas, pues si está caliente, se deshará al cortarla. Yo utilizo el cuchillo eléctrico para hacerlo.
     Poner las verduras y el caldo que quede, rascando bien el fondo de la bandeja, en un recipiente, y triturar, Ha de quedar bastante fluido, por lo que si precisa, se añade agua. Probar de sal. A Santi le gusta encontrarse los champiñones enteros, por lo que o bien los meto en una malla para cocer legumbres, para rescatarlos antes de triturar las verduras, o bien, cuando la salsa está triturada, le añado un  bote de champiñones en conserva. Eso sí, los champiñones, para esto, han de ser pequeñitos. También se pueden echar champiñones grandes, triturarlos y añadir un bote de pequeños después,...
     Se acompaña de patatas fritas, puré de patatas, arroz blanco, o pasta : yo suelo hacer tornillos o fusilli, que es lo que da el nombre al plato en mi casa.
     Yo en lugar de al horno, suelo hacerlo en la olla exprés, que me resulta más limpio y más rápido. Y suelo echar bastante verdura, para que sobre mucha salsa, y tener una estupenda crema de verduras para cenar otra noche, ante los aplausos entusiasmados de la concurrencia.

Olleta de trigo

    "Noviembre dichoso mes, que empieza en Todos los Santos y termina en San Andrés". Me gustan los refranes. Estamos en otoño, hace frio, los campos se visten de ocre, apetece meterse en casa, al amor de la lumbre si se tiene, o simplemente con el confort de un batín. La gente va a coger la oliva (a fer olives), y se lleva chuletas, panceta, etc para asarla en las casitas de campo y aguantar este duro trabajo. Ha pasado La Fira y estamos en vísperas de La Olleta de la Purísima, y se hacen los preparativos para recibir la navidad. Me encantan todas y cada una de la estaciones del año (aunque prefiero el verano), con sus particularidades y sus encantos.
     Este es un plato contundente del invierno en la montaña. Es una olla, pero donde se sustituye el arroz por trigo. Lo venden en algunas tiendas aquí, no sé si será el mismo que se vende en las tiendas de productos dietéticos. El trigo se vende a granel, y hay que soplarlo, para eliminar los restos de cáscara que le quedan.

Ingredientes
  • Alubias blancas
  • Trigo
  • Pencas
  • Morcillas
  • Huesos de cerdo: espinazo, pata, rabo
  • Huesos de jamón
  • Zanahoria
  • Nabo
      La víspera, hay que poner a remojo las alubias y el trigo por separado. La cantidad de trigo a usar es, aproximadamente, de unos 60 gr por persona (en crudo, claro).
      Poner las alubias a cocer, cortarles 3 veces el hervor y entonces añadir el resto de los ingredientes, hasta que las alubias estén cocidas. Probar de sal.
     Este plato tiene la ventaja de que si sobra, se puede guardar para el día siguiente, pues el trigo no se empastra como el arroz. Bueno, y eso si sobra, y conseguimos mantener a Guillermo lejos de las sobras hasta el día siguiente...
     Yo siempre he conocido las pencas, que son los tallos con hojas de las alcachofas, pero parece ser que en muchos sitios no se conocen. No es lo mismo que el cardo, que es otra verdura diferente.

Fideuá

     La fideuá es un plato típico de Gandía (Valencia), y por extensión de toda la comarca de La Safor. Me imagino que ocurrirá como con la paella, que en cada casa hay una receta, pero ésta es la que me dió hace más de 25 años mi amigo Juan Carlos, natural de Palma de Gandía, y que es quien hace la mejor fideuá de Llanes (Asturias),  donde vive. Un beso para los 3.


Ingredientes
Para el caldo
  • Morralla
  • Cabezas de gambas
  • Huesos y espinas de pescado
  • 1 patata
  • 1 cebolla
  • Sal
     Cocer el pescado limpio junto con las hortalizas troceadas durante una media hora. Colar, probar de sal y reservar.
     Cuando compro pescadilla o  bacaladilla para freír, suelo guardar las cabezas en el congelador, y las descongelo para estos menesteres. También si hiervo pescadilla con un poco de perejil, un ajo y un chorrito de aceite, guardo este caldo, y lo añado al agua de cocer la morralla.

Para la fideuá
  • Caldo de pescado
  • 2 ajos picados
  • 1 cebolla picada
  • 1 pimiento rojo cortado en cubitos
  • 1 sepia con piel troceada
  • Unos calamares troceados
  • 1 trozo de emperador
  • unos mejillones
  • unas gambas
  • Perejil
  • Pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Fideo para fideuá (2 tazas de café por persona)
  • Azafrán
     En una paella poner el aceite y freír la cebolla y los ajos. Sin que se queme, añadir la sepia, con cuidado, pues ésta hace que el aceite salte mucho. A continuación, dorar las gambas y apartar. Poner el emperador, (o cualquier otro pescado de consistencia similar), y dar unas vueltas. Añadir los mejillones. Freír el pimiento. Añadir el pimentón con cuidado de que no se arrebate, y añadir enseguida el caldo, y el azafrán y dejar cocer unos minutos. Entonces probar de sal y añadir el fideo. Dejar cocer lo que indique el paquete, y que quede seco, como la paella, socarrat incluido. Cuando falten 1 ó 2 minutos, añadir las gambas reservadas Espolvorear con el perejil picado.
     Como las paellas de pescado, se pude acompañar con all i oli, y un chorrito de limón exprimido.
     Los mejillones también pueden abrirse al vapor, añadir el caldo que sueltan al caldo de pescado, y poner estos al mismo tiempo que los fideos.
     También pueden añadirse unas almejas, cuidando de quitarles bien la tierra, unas anillas de calamar, unas cigalas,...
     Si sobra, al día siguiente está buenísima, y además se puede congelar.

Croquetas de cocido

     Continuando con las bondades del cocido, otro plato delicioso que se prepara con sus restos. Mi suegra las preparaba siempre, pero a Santi no le gustaban mucho. A mí sí, pero como el cocido frito nos gusta a todos, no las hacía. Cuando me compré la Thermomix, vi una receta de croquetas y la modifiqué ligeramente para hacerlas con esta carne, cuando están listas las congelo, y cuando las necesito, del congelador a la freidora, y  ¡todos a chuparse los dedos1 (hasta Santi). De todas formas, las de mi suegra eran insuperables, como su arroz al horno y su tortilla de patatas.

     La receta es la del libro "Imprescindibles" de Thermomix.
Ingredientes

  • 50 gr de jamón
  • 100 gr de carne de cocido
  • 2 huevos duros
  • 50 gr de aceite oliva virgen extra
  • 100 gr de mantequilla
  • 30 gr de cebolla
  • 170 gr de harina 
  • 800 gr de leche a temperatura ambiente
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta
  • Harina
  • Huevo batido
  • Pan rallado

     Picar el jamón serrano con un  golpe de turbo y reservar.
     Picar la carne de cocido con un  golpe de turbo y reservar.
     Trocear los huevos programando 2 segundos vel 4 y reservar.
     Poner en el vaso el aceite, la mantequilla y la cebolla. Programar 3 min, varoma, vel 4.
     Añadir la harina y programar 3 min, 100º, vel 2.
     Incorporar la leche, nuez moscada, sal, pimienta, y mezclar 10 seg, vel 6.
     Agregar 2 cucharadas de la carne y jamón reservados y programar 7 min, Varoma, vel 4.
     Dejar reposar unos minutos, añadir la carne y los huevos picados y mezclar bien con la espátula.
     Verter esta mezcla en una bandeja humedecida y dejarla enfriar. Reservar en la nevera un mínimo de 8 horas.
     Formar las croquetas, envolverlas en harina, huevo batido y pan rallado, por ese orden y bien pasadas por todo y freír en la freidora, o bien poner en una bandeja bien extendida y meter en el congelador. Cuando están congeladas, poner en bolsas y etiquetar. Cuando queramos consumirlas, se ponen directamente en la freidora hasta que estén doradas.
   

Patatas con picao

     Así las llama mi madre. Así las llamaba su abuelo, a quien le encantaban. Patatas a lo pobre las llama mi marido, a quien también le encantan.

Ingredientes
  • Patatas
  • Huevos
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Ajos
  • Vinagre
     Se pelan las patatas y se cortan en rodajas como para hacer tortilla.
     En una sartén se pone abundante aceite y se fríen 1 ó 2 huevos, según la cantidad de patatas, y se apartan. Entonces se ponen las patatas y se fríen.
      En el mortero se pican varios ajos con sal, se añaden los huevos y se pican también.
      Cuando las patatas están fritas, se retira casi todo el aceite de la sartén, se añade el majado y un chorrito de vinagre, y se da a todo junto una vuelta en la sartén. Listo.

Cocido frito

     En muchos sitios denominado "ropa vieja", el cocido frito es un plato que se espera en mi caso cuando ha habido un cocido previo. No tiene ningún misterio, pero acompañado de una ensalada, o de un plato de sopa, es una delicia que soluciona otra comida.

Ingredientes
  • Aceite de oliva
  • Ajos
  • Garbanzos y patatas del cocido
  • Carne del cocido
     En una sartén amplia se pone el aceite y se doran unos dientes de ajo partidos por la mitad. A continuación se añaden los restos del cocido y se fríen hasta que estén dorados y crujientes. Buen provecho.

Mermelada de higos chumbos

     Cuando yo era pequeña y estábamos de vacaciones en el pueblo, al ir al mercado habían unas campesinas de Villares y Vicorto, pedanías de Elche de la Sierra, que vendían su fruta y verdura en cubos, canastos y espuertas, sentadas en una silla o en un escalón, con sus delantales y sus moños,...Yo recuerdo especialmente los tomates negros, que a mi padre le volvían loco, y los higos chumbos, que en Valencia no los veía por ningún sitio. Estos eran de los que venían en cubo, y te los vendían cogiéndolos con unas tenazas. Al llegar a casa, mi abuela (madre Pilar)  los lavada en el fregadero, y mi bisabuela (madre Carmen) sacaba su navaja de cachas negras de la faltriquera y empezaba a pelarlos, diciendo siempre lo mismo:
                    "Buenos días, higos chumbos,
                     aquí traigo mi navaja,
                     te corto corona y culo,
                     y en medio te hago una raja,
                    ¡y te borro de este mundo!"
     Y nosotros a comer, esas frutas que no se nombraban en el colegio, los higos chumbos, los caquis (aún no existían los persimón), las granadas,....
     Ya de mayor, a veces, cuando hemos ido de excursión a sitios donde había chumberas silvestres, me he acordado de llevarme las tenazas de la chimenea y he cogido 4 ó 5, porque al resto de mi familia no le gustan, y esos eran suficientes para pasar la gana. Pero un día de septiembre fuimos a comer una paella a la casita de campo de unos amigos, y había muchas palas en el borde del camino. Yo me llevé las tenazas y un cubo con la intención de coger unos cuantos, pero la salida se convirtió en una excursión con un montón de niños que querían coger higos chumbos. Estos amigos tienen un artilugio para coger los de arriba, consistente en un bote de conservas abierto solo por un extremo, y unido a un palo largo metálico por el extremo cerrado. Vamos, que la recolección se convirtió en una fiesta, y me vine a casa con el cubo lleno, porque cogerlos sí, pero comérselos ya es otra historia.
     Los pelé todos, los repartí con mi vecina, a la que le encantan, congelé un par de quilos, y con el resto hice mermelada, que está buenísima, pero algo líquida. En próximas "cosechas", veremos qué se puede hacer.


Ingredientes

  • 750 gr de higos chumbos troceados
  • 40 gr de zumo de limón
  • 500 gr de azúcar

     Puse menos azúcar que fruta, pues ya es una fruta dulce.
     Poner en el vaso de la Thermomix la fruta, y el zumo. Programar 10seg, vel progresiva 5-10.
     Añadir el azúcar y programar 30 min, 100ºC, vel 2.
     Lavar los frascos con agua y jabón, y hervirlos 10 minutos. Con los frascos calientes, echar la mermelada recién hecha, llenándolos bien hasta el borde, aunque algo de mermelada rebose, para que no quede aire dentro. Tapar los frascos con trozos de papel film e inmediatamente con su tapadera, y ponerlos bocabajo durante 15 minutos. Después levantar, dejar enfriar y ya se pueden guardar.
     Cuando la como, recuerdo a madre Carmen con su navaja :"Buenos días, higo chumbo,....

Cocido

     El cocido es un plato que se come en todas las regiones, en todas las casas, y que consigue que no sepa igual en ninguna y ser exquisito en todas. Es un guiso con el cual, con un mínimo esfuerzo, obtienes una comida de tres platos y restos para alguna comida más sin repetir sabor. Magia.


Ingredientes
  • 4 zanahorias
  • 1 nabo
  • 1 chirivía
  • 1 napicol
  • 2 tallos de apio
  • 1 col pequeña
  • 250 gr de garbanzos
  • 1 puerro
  • 4 pencas de alcachofa
  • 5 patatas
  • 1 trozo de pechuga de gallina
  • 1 muslo de pollo
  • 250 gr de magro de cerdo
  • 250 gr de ternera de guisar
  • 1 pata de cerdo partida en 2
  • 1 rabo de cerdo
  • 3 huesos de espinazo de cerdo
  • 1 hueso de rodilla de ternera
  • 1 hueso de costilla de ternera
  • 1 hueso de jamón
  • 1 trozo de jamón
  • 1 trozo de tocino
  • Unas yemas de gallina
  • 2 chorizos
  • 2 morcillas de carne
  • 2 morcillas de cebolla secas
  • 500 gr de magro picado
  • sal
  • pimienta
  • pimentón dulce
  • piñones
  • nuez moscada
  • canela
  • clavo
  • perejil
  • pan rallado
  • 1 huevo duro
  • 1 huevo crudo
     Este es un guiso que gana mucho si se hace a fuego lento, cocinándose durante varias horas, sin prisas, en una olla amplia. Tengo una puchera de porcelana que me regaló mi madre cuando me casé, y es donde hago el cocido cuando tengo tiempo, y el de Navidad. Si no, pues se pone todo en la olla exprés, y está hecho en un ratito, pero la capacidad de la olla exprés doméstica no admite todos los ingredientes arriba citados, en cuyo caso hay que hacer la versión reducida. Esta de hoy es la versión del director, no recortada. Saco el paellero de gas, pongo mi puchera de porcelana con agua a calentar, y empiezo a echar los ingredientes. Sin prisas.
     Los garbanzos se ponen en remojo la noche de antes. Al día siguiente, resulta muy práctico disponer de una red para cocer legumbres, donde se echan los garbanzos a la espera de su entrada en la olla, y luego la pesca del garbanzo es de lo más rápida.
     En una olla se pone agua a hervir, y entonces se van echando los huesos y las carnes, para hervirlos durante 3 ó 4 minutos, con el fin de blanquearlos y deshacerse de gran parte de las impurezas. Una vez realizado este hervor, se sacan de la olla, se enfrían bajo el grifo y se van echando a la olla, que está, como dijimos, al fuego con agua fría. Los embutidos y la carne picada no se someten a este proceso, y se reservan.
     Las verduras se pelan y se lavan y se echan también en la olla, excepto las patatas.
     En casa no nos gusta comernos ni el nabo,  la chirivía, el napicol, el puerro, el apio ni las zanahorias, pero son ingredientes imprescindibles de nuestro cocido. Las pencas, sólo si es temporada, pero si se añaden, nos gustan.
     El agua se va desespumando para eliminar las impurezas hasta que hierva. En ese momento se añaden los garbanzos a la olla, y ya no se echará más agua fría hasta que éstos estén cocidos, con el fin de que no se encallen. Cuando se vuelve a alcanzar el hervor, se reduce el fuego y se deja cocer al mínimo, durante unas tres horas, con la tapa puesta y abierta un par de dedos. A la hora de cocción se echa el chorizo, se comprueba que los garbanzos estén cocidos, y si es así, se añade más agua, y se deja cocer otro par de horas.
     Mientras tanto, se hace la pelota, que es una albóndiga grande (o varias más pequeñas), formadas por el magro picado, el huevo, pan rallado, ajo, perejil , especias y el huevo duro picado. Mi madre le pone todas las especias arriba nombradas, pero yo omito el clavo y la canela, pues así gusta más en casa. La pelota se puede  envolver en hojas de col, o  pasarse por clara de huevo batida, o bien cuajarse en una sartén con unas gotas de aceite antes de echarla en el caldo hirviendo, con el fin de que no se deshaga. También pueden hacerse varias pelotas más pequeñas, que cuajarán antes que una grande. La pelota se echa al caldo cuando este lleve unas 2 1/2 horas de cocción, así como las morcillas de carne y cebolla. Estas últimas deben estar bien secas, pues de lo contrario se desharán por completo, y se repartirán por todo el caldo. Si las morcillas de que disponemos son tiernas, vale la pena pasarlas por la sartén con unas gotas de aceite y añadirlas a la fuente de las carnes.
     Una vez transcurrido este tiempo, durante el cual se irá añadiendo agua si hace falta, se prueba el caldo, se echa la sal necesaria y se añaden las patatas, peladas y troceadas, dejándose cocer el conjunto unos 20 minutos más.
     Ya tenemos nuestro cocido hecho, y vamos a preparar la comida.
     En un cazo se aparta caldo suficiente para hacer una sopa bien de arroz, bien de fideos , o incluso, un consomé. Mientras tanto, se separan las carnes de las verduras, poniéndolas en sendas bandejas, y ya tenemos una opípara comida de tres platos, que en algunos sitios llaman "de los tres vuelcos".
     Una vez que hemos terminado de comer, guardamos las sobras, que si el cocido es hermoso como éste, dan para mucho. Guardamos  garbanzos junto con las patatas troceadas más pequeñas por un lado, y por otro, deshuesamos y desmenuzamos las carnes y las reservamos, pues nos servirán para hacer croquetas, canelones o bien, en compañía de los garbanzos un puré o "ropa vieja", o cocido frito, como se conoce en mi casa, y que tanto gusta a mis hijos. Y además nos sobrará caldo para una sopa castellana, o de pasta, o ....

Esmorçar de fira

     En 1346, Pedro IV de Aragón, El Ceremonioso. concedió a Roger de Lauria, Conde de Cocentaina, el privilegio de poder celebrar una feria bajo la protección real del 29 de septiembre al 14 de octubre. En  1671 se trasladó la fecha de celebración a la actual, en la fiesta de Todos los Santos.
     Es una fiesta estupenda, donde puedes comprar desde una aguja hasta un Mercedes o una piscina. Las actuaciones en vivo te sorprenden por las calles, la música, los olores....una fiesta para los sentidos.

     También es tradicional el día 1 de noviembre, almorzar, y en general el almuerzo consiste en un buen bocadillo de blanco y negro, vino o cerveza, gaseosa, "aguasal" (encurtidos) y bocata de tortilla con longaniza para Juanma. Además es el día de honrar a los difuntos en los cementerios, de llevar flores y limpiar nichos y lápidas y de recordar a los que no están. Y aunque no sea una fiesta divertida, como "Halloween", es nuestra y no hay que olvidarla.

Bundt cake con sabor a otoño

    Mi primer bundt cake, y por supuesto, de Bea.

    El año pasado me pasó una cosa muy curiosa. Nunca me ha gustado la calabaza asada (sí, la había probado). Pero un día Vero me regaló un trozo, y yo no quise que fuera muy grande, pues en casa no nos gustaba demasiado. Craso error. Llegar a casa, probarla y acabar con el trozo fue todo uno. Por lo visto, la calabaza que yo había comido en otras ocasiones no era la correcta. O mi gusto ha madurado. Sea cual sea el motivo, nació una relación de amor con la calabaza asada, que me ha hecho ir probando otras cosas con calabaza, entre las que se encuentra este pastel, que sabe a otoño, a navidad, a frío, a velas, al Cascanueces, a spekulatius, ...

Ingredientes:

  • 520 gr de harina
  • 4 cucharaditas de levadura Royal
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1 cucharadita de nuez moscada o macís
  • 1/2 cucharadita de clavo en polvo
  • 250 gr de mantequilla 
  • 4 huevos grandes
  • 50 gr de azúcar moreno
  • 700 gr de calabaza, para obtener 330 gr de puré
  • 250 ml de leche entera
  • 1 cucharada de vinagre o zumo de limón
  • Azúcar glas

     Los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.
     Cocer al vapor  la calabaza (o asarla al horno), triturarla y dejar escurrir el puré sobre un colador para que elimine toda el agua posible, pues de lo contrario, el pastel resulta correoso y pesado. A lo mejor es mucha al cantidad de calabaza inicial, pero si sobra, nos la podemos merendar, asada o al vapor, acompañada o no de un poco de azúcar o miel.
     Precalentar el horno a 175º C.
     Engrasar un molde con mantequilla o aceite, y enharinar.
     Mezclar la leche con el vinagre, revolver y dejar reposar unos 10 min, para obtener butermilch.
     Tamizar la harina, levadura, bicarbonato, sal, canela, clavo, nuez moscada y jengibre y reservar.
     Con la pala de la Kitchen Aid, batir la mantequilla junto con el azúcar, durante unos 3 min, hasta obtener una mezcla blanca y esponjosa. A velocidad baja, ir añadiendo los huevos, de uno en uno, ligeramente batidos, y sin añadir el siguiente hasta que el anterior no esté completamente integrado. Después, y también a velocidad baja, añadir 1/3 de la harina, batir, la 1/2 de la leche, y así hasta terminar con harina. Con la velocidad al mínimo, se echa el puré y se bate bien. Verter esta mezcla sobre el molde, toda desde el mismo sitio, asegurarnos con la espátula de que la masa ha entrado en todas las hendiduras, dar un par de golpes sobre la encimera protegida con un paño, y meter en el horno, sobre la rejilla, calor arriba y abajo, y cocer durante unos 50-55 min, hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio. Dejar enfriar el molde 10 min sobre una rejilla, desmoldar y dejar enfriar completamente el pastel sobre la rejilla.
     Servir espolvoreado con azúcar glas.

Muerte por chocolate bundt cake

     Otro delicioso bundt cake, que hizo las delicias de quien lo probó. La receta, como casi todas, es de mi gran proveedora de ellas, Bea. El título es de lo más sugerente, pero no lo quise hacer hasta no encontrar el cacao en polvo que pide la receta.  Esta información sobre el cacao me encantó, lo desconocía totalmente, y me resultó muy interesante, como casi todas las explicaciones de Bea.


Ingredientes
  • 280 gr de harina
  • 55 gr de cacao en polvo natural (Hershey´s)
  • 1 cucharada de levadura Royal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 125 gr de mantequilla
  • 250 gr de azúcar
  • 50 gr de azúcar vainillado
  • 2 huevos XL
  • 250 gr de crème fraîche (nata agria)
  • 125 ml de leche
  • 300 gr de pepitas de chocolate
  • Cacao puro Valor (para el molde)

     Precalentar el horno a 170ºC.
     Engrasar bien un molde con mantequilla, y en lugar de con harina, yo lo espolvoreé con cacao sin azúcar Valor.
     Tamizar la harina, cacao, levadura y bicarbonato y reservar.
     Batir con la pala de la Kitchen Aid la mantequilla junto con el azúcar, unos 3 minutos a velocidad media, hasta que consigamos una mezcla que haya blanqueado y que esté esponjosa.
     A velocidad baja, añadir los huevos, ligeramente batidos y de uno en uno, sin incorporar el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado.
     A velocidad baja, añadir la mitad de la harina y batir. Añadir la nata mezclada con la leche, y terminar de añadir la harina, sin mezclar demasiado, sólo hasta que esté incorporada. Es importante que la masa quede de un color uniforme.
     Por último añadir las gotas de chocolate y mezclar con suavidad hasta que estén repartidos uniformemente.
     Echar esta mezcla en el molde, asegurarnos con la espátula de que la masa ha entrado en todas las rendijas y de que no tiene aire, y alisar la superficie. Hornear aproximadamente unos 45-55 min, hasta que una brocheta salga limpia al pincharlo. Sacarlo del horno y dejar enfriar en el molde 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.
     La receta de Bea lleva 300 gr de azúcar y 2 cucharaditas de extracto de vainilla, pero yo he sustituido una parte por azúcar de vainilla, pues no tenía el extracto.
     Esta entrada se la dedico a Nely, que me llama pija (con cariño) por comprar el cacao en El Club del Gourmet de El Corte Inglés. La crème fraîche, que también suena muy "osea" la compro en Mercadona.

Pan de molde

     Me gusta mucho el blog Hecho en mi cocina, donde se proponen diferentes temas, y cada uno aporta lo que sabe, con resultados sorprendentes, al menos para mí. Esta vez el evento es el Día Mundial del Pan.
Bake Bread for World Bread Day 2011

     Para ello, he hecho, por primera vez un pan de molde, con una receta del blog Webos fritos. El resultado ha sido muy especial. He tenido que hacer la foto deprisa y corriendo, pues Guillermo no podía resistir el olor del pan recién hecho sin probarlo, y al hacerlo le ha encantado. A mí también. El pan de molde, que es tan útil a la hora de tener siempre pan tierno, hecho en casa y de una manera sencillísima. No será la última vez que lo haga. El problema del pan, y de las masas que requieren leudados en general es el tiempo, ya que se ha de cocinar en un tiempo, en el que no siempre estamos en casa, pues lo que es el amasado en sí no es costoso, ni en trabajo ni en tiempo. Hoy es domingo y no tenía que salir, por lo que he podido aprovechar.

Ingredientes
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 20 gr de levadura fresca de panadería
  • 50 gr de leche desnatada
  • 2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharadas de miel
  • 250 gr de agua 
     La receta pedía 300 gr de agua, que no hay que echar toda, sino guardar un poco, porque no todas las harinas admiten la misma cantidad de agua. Yo he tenido suficiente con los 250 gr que he puesto al principio.
     En el vaso de la Thermomix poner la harina y la levadura. Frotar la levadura con la harina, y programar 5 segundos, velocidad 6.
      Añadir la leche, el agua, la sal y la miel, y programar otros 5 seg, vel 6. 
     Programar 3 minutos, velocidad espiga.
     Sacar la masa a un bol, taparlo con un paño, y dejar reposar durante 1 hora en un sitio cálido.
   Coger un molde alargado de cake, engrasarlo con mantequilla, y echar la masa en él, dándole forma alargada. Dejar reposar otra hora. Tapar el molde con un trozo de papel de aluminio. (Existen moldes especiales, con tapa, para hornear este tipo de pan).
     Cuando llevemos 45 minutos de reposo, encender el horno a 250ºC. Al acabar el reposo, meter el molde, bajar la temperatura a 220ºC y cocer el pan durante 25 minutos tapado, y  7 minutos más destapado. Sacar del horno, alejar el pan de Guillermo, y dejar enfriar sobre una rejilla.
     Yo suelo cortar estos panes grandes con una máquina de cortar fiambres, con muy buen resultado. Si no tenemos, pues con un cuchillo de sierra. ¡Buen provecho! y feliz Día Mundial del Pan.

Caldo de patatas con bacalao

     Esta es una comida manchega de mi madre. El pescado era difícil de conseguir, y la salazón del bacalao resolvía el  problema. Por eso hay innumerables recetas, en especial de cuaresma, pero no sólo para esta época, que lo incluyen, además del hecho de que mi madre dice que el bacalao ahora es un "artículo de lujo", pero antes era más barato.
     Como la receta es de mi madre, por supuesto, nada está medido ni pesado.

Ingredientes
  • Bacalao desalado
  • Patatas peladas y cortadas en rodajas gruesas
  • Cebolla troceada
  • 1 tomate entero
  • 1 hoja de laurel
  • Huevos
  • Pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Azafrán
  • Sal
  • Ajo
  • Perejil


      En una cacerola con aceite se fríen patatas , bacalao, tomate (entero), cebolla y laurel. Cuando están fritos se añaden el azafrán y el pimentón, se da una vuelta, se cubre de agua y se pone a cocer. Cuando la patata estás cocida, se escalfan 1 ó 2 huevos.
     En el mortero se pican los ajos y el perejil. Entonces se añade el huevo escalfado y el tomate cocido, y se pica bien, abocándose después a la olla. Probar de sal.
     Una vez, otra señora de Albacete nos lo hizo con otro pescado (no recuerdo cual), y le añadió gambas y sepia. Esta es la versión "para ricos" del mismo plato.

Gelatina de naranja

     Mi santo. Y, por supuesto el de mi madre y el de mi abuela. Y por supuestísimo, coma casi todas las de mi generación, con el María delante, aunque yo con otro motivo más, ya que era el nombre de mi otra abuela, a la que no conocí. Recuerdo mi santo cuando era pequeña como una fiesta, un día sin cole entre semana, con regalos, comida especial, estreno de ropa, paseos, visitas,...
    Hoy, como la anfitriona soy yo, prefiero evitarme todo el trabajo que pueda. Normalmente Santi hace una de sus espléndidas paellas, y yo hago algo especial también. Esto no da mucho trabajo, es una idea sacada del blog webos fritos, hecha con el almíbar sobrante de hacer las naranjas confitadas.

Ingredientes
  • Almíbar de naranja
  • Foie
  • Tostas
     Nada más sencillo que untar el foie sobre las tostas, y añadir la gelatina. Delicioso. Y sin trabajar mucho, que es mi día.
    Para rememorar un día de santo como los de antes, léase el capítulo así llamado del libro "Antoñita la Fantástica" de Borita Casas.

Bundt cake de whisky y chocolate

    Este es uno de los primeros bundt cakes que hice, del  que fui repartiendo trozos, y que todo el mundo me decía que "estaba de muerte". Por supuesto, lo copié del blog de Bea. Me gusta navegar por los blogs de cocina de gente que además de cocinar, investiga las historias de lo que cocina. Por ejemplo, ésta de los bundt cakes, también conocidos como kugelhopf o gugelhupf. Con él quiero celebrar hoy nuestro vigésimo aniversario de boda. Y parece que fue ayer. Felicidades cariño.


Ingredientes:
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 275 gr de azúcar
  • 25 gr de azúcar vainillado
  • 420 gr de harina
  • 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 250 ml de leche entera
  • 1 cucharada de vinagre o zumo de limón
  • 4 huevos
  • 1 yema
  • 60 ml de whisky
  • 100 gr de nueces
  • 100 gr de pepitas de chocolate
     Precalentar el horno a 170º C.
     Engrasar un molde con mantequilla o aceite, y espolvorear con harina. Se ha de engrasar siempre hacia arriba, como indicándole a la masa por donde debe ir.
     Tamizar la harina, sal y bicarbonato y reservar.
     Mezclar la leche con el vinagre, revolver, dejar reposar 10 min y añadirle el whisky. Reservar.
     Picar las nueces y  ponerlas sobre un colador, para que el polvillo y trocitos pequeños que quedan se caigan, y mejore la textura y apariencia del pastel.
     Mezclar el chocolate, las nueces, 2 cucharadas de la mezcla de leche y 2 cucharadas de la de harina, con el fin de que queden todos los trozos cubiertos y al incorporarlos a la masa se repartan uniformemente y no se vayan al fondo.
     Con la pala de la Kitchen Aid batir la mantequilla y el azúcar, para obtener una mezcla blanca y esponjosa. Esto tarda unos 3 min a velocidad media. Entonces,  a velocidad baja, ir añadiendo los huevos y la yema, ligeramente batidos, de uno en uno, y sin incorporar el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado. Ahora seguiremos a velocidad baja y añadiremos 1/3 de la harina, batir, la mitad de la leche, batir, y así hasta terminar con la harina. Incorporar con la espátula la mezclar de nueces y repartirlas uniformemente, verter la mezcla sobre el molde, por un solo lugar, asegurándonos con la espátula de que la mezcla ha llegado a todas partes, alisar la superficie, dar un par de golpes sobre la encimera, y meterla al horno, sobre la rejilla, calor arriba y abajo, durante 50-60 min, hasta que un palo de brocheta salga limpio al pinchar el pastel. Sacar del horno, dejar enfriar el molde 10 min sobre la rejilla, desmoldar y dejar enfriar completamente, también sobre la rejilla.

Pimientos rellenos

     Una de nuestras comidas favoritas, que yo descubrí cuando me vine  vivir a Cocentaina,  y que aquí se llama "bajoques farcides". Hoy lo preparamos como una comida de fiesta, pues es San Francisco de Asís, patrón del colegio de los niños, y verdadero ejemplo a seguir: "Que el Señor te bendiga y te guarde, haga de ti un instrumento de Su paz,... "

Ingredientes
  • Jamón serrano picado
  • Magro de cerdo picado
  • Tomate rallado
  • Arroz
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 1 pimiento rojo por persona.   
     Las cantidades son un poco a ojo, ya que depende de la cantidad de pimientos a rellenar. Los pimientos han de ser rojos, firmes, y de forma lo más regular posible, para poder rellenarlos bien. Se lavan, se secan, se quita con cuidado la parte de arriba, se eliminan las semillas y se reservan.
      En una sartén se pone el aceite y se dora el jamón y la carne picada. Cuando están se añade el tomate, y por último el arroz. Se dan unas vueltas y se añade un poco de agua. Se prueba de sal, ya que el jamón lo sala, y se deja a fugo suave hasta que se evapore el agua. La cantidad de agua no debe ser mucha ya que el arroz se hidrata con la humedad del pimiento, pero sí es necesario cocerlo un poco antes.
     Cuando el arroz ya está seco, con ayuda de una cuchara se rellenas los pimientos, se les vuelve a poner su tapa, se envuelven en papel de aluminio, y se ponen en una bandeja al horno caliente, a unos 200º, durante al menos media hora. Después se comprueba, al tocar el pimiento con una cuchara, debe ceder. Si hay dudas, se saca uno y se destapa. Si el arroz de fuera está algo pasado, el del centro estará en su punto.
     Esta fue la comida que me pidió Guillermo para su primer día de clase. Ha empezado 4º de la Eso. Parece que fue ayer cuando empezó a ir a la guardería, con sus rizos y su mochila, entró, dijo buenos días a todo el mundo, y se metió en clase sin un lloro. Mi niño .

Pastel de puding

    ¡Mamá, haz la tarta de la tía Juani!. Esto puede ser un problema, porque hay unas cuantas, pero si lo dice Guillermo, ya sé cual es.

Ingredientes:
Base:
  • 200 gr de margarina
  • 4 huevos
  • 200 gr de azúcar
  • 2 paquetes de azúcar vainillado
  • 1 paquete de levadura en polvo
  • 250 gr de harina tamizada
     Batir los huevos muy bien, y añadir el resto de los ingredientes, Poner en una bandeja engrasada en el horno precalentado a 220ºC, sin aire, durante aproximadamente 15 minutos. Sacar del horno y dejar enfriar.

Puding:
  • 2 paquetes de puding de vainilla (de venta en Lidl)
  • 100 gr de azúcar
  • 2 yemas
  • 625 ml de leche entera
  • 200 ml de créme fraîche o de Quark
  • 1 yogur natural
       Mezclar los 2 paquetes de puding, el azúcar y las 2 yemas con 125 ml de leche fría. El resto de la leche se pone a cocer; cuando hierva se aparta del fuego, se le añade la mezcla anterior, se mezcla bien, y se vuelve a poner en el fuego, sin dejar de remover, hasta que vuelva a hervir. Se aparta del fuego, y nos esperamos a que se enfríe, un poco, para añadirle el yogur y la nata agria. Esta mezcla se reparte bien sobre el bizcocho frío.

Cobertura:
  • 2 paquetes de "Tortenguss " rojo. (Es un brillo de frutas)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 frasco de cerezas agrias
  • 1 paquete de frutas del bosque congeladas (de venta en Aldi)
     Las cerezas se escurren bien de su líquido, que se guarda,  y se reparten sobre el puding, así como las frutas del bosque una vez que se han descongelado y escurrido.
     En un cazo se mezclan 500 ml del líquido de las cerezas (si no hay suficiente, se completa con agua),  el  azúcar y los 2 sobres. Una vez que se ha disuelto todo, se pone al fuego y se lleva a ebullición. En ese momento se retira del fuego, se deja reposar durante 1 minuto, y con una cuchara, se empieza a esparcir desde el centro de la tarta. Pasados 20 minutos, ya se puede cortar la tarta.

     Esta es otra de las tartas que conviene preparar la víspera para que se asienten los sabores. Hay que conservarla en la nevera.

Coca de llanda

   O coca dulce, esta coca se llama así por el recipiente donde se horneaba, una "lata", o bandeja de hojalata. En la Comunidad Valenciana es un dulce muy habitual, casi cada casa tiene una receta. Ésta  en concreto la he sacado del blog de Su. Sale una coca de gran tamaño, por lo que aproveché para hacerla en un día que invitamos a comer al equipo d fútbol de Guillermo. Está muy buena, a los niños les gustó mucho.

Ingredientes
  • 6 huevos a temperatura ambiente
  • 750 gr de harina de repostería
  • 3 sobres de gaseosas
  • 400 gr de azúcar
  • 500 ml de leche desnatada
  • 300 ml de aceite de girasol
  • La ralladura de un limón
  • 1 cucharadita de canela
  • Azúcar para espolvorear
     Precalentar el horno a 160 º.
     Poner un par de hojas de papel de seda o manila en la lata donde se vaya a hornear la coca.
     Tamizar la harina junto con los sobres de gaseosa, y añadirle la canela.
     Batir los huevos a velocidad alta-media en la batidora.
     Añadir el aceite,  la leche, y seguir batiendo (entre cada ingrediente también).
     Echar el azúcar y la ralladura de limón y seguir batiendo.
     Cambiar el batidor de globo por el plano, e ir incorporando, sin dejar de remover, la harina a cucharadas.
     Una vez esté toda la harina integrada, pasar la masa a la lata e introducirla en el horno, con aire arriba y abajo, espolvorear abundantemente con azúcar (o con azúcar y canela), y cocer durante aproximadamente una hora sin abrir el horno. Entonces comprobar que está hecha pinchando con un palillo.

Azúcar vainillado

     Esta receta es de lo más sencillo. Solo necesito saber que un sobre de azúcar vainillado pesa 8 gr (en general)

Ingredientes
  • 250 gr de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
     En un recipiente hermético se guardan ambos ingredientes y se utiliza cuando  se necesite.

Sopa de melón

     Un plato superfácil de preparar y buenísimo, que me enseñó Isabel de Mallorca.

 Ingredientes:
  • 1/2 melón grande o 1 pequeño
  • 1 yogur natural
  • 3 lonchas de jamón
     Quitar la corteza y las semillas del melón y triturarlo bien. Entonces añadirle el yogur y mezclar.
     En un plato poner 3 hojas de papel de cocina, las lonchas de jamón y otras 3 hojas de papel de cocina, e introducir 6 minutos al microondas a la máxima potencia. Cuando se enfríe, desmenuzar con las manos, y esparcir sobre la sopa en el momento de servir.

     Nota: prescindiendo deljamón, es apto para dietas vegetarianas.

Bundt cake de limón, jengibre y pimienta

     Hoy celebraremos el final del verano en una reunión de amigos, y he preparado este bundt cake, según la receta de Nordic Ware, que figura en envase del molde, pero siguiendo las instrucciones de Bea.


Ingredientes
Masa
  • 2 cucharadas de ralladura de limón
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado
  • 420 gr de harina
  • 3/4 de cucharadita de bicarbonato sódico
  • 3/4 de cucharadita de levadura Royal
  • 1 cucharadita de pimienta blanca en polvo
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250 gr de azúcar
  • 3 huevos grandes a temperatura ambiente
  • 250 ml de leche entera
  • 1 cucharada de vinagre o zumo de limón
Glaseado
  • 120 gr de azúcar
  • 110 ml de zumo de limón  
Otro glaseado
  • 100gr de azúcar glas
  •  2 cucharadas de zumo de limón


     Precalentar el horno a 170ºC
     Engrasar el molde de bundt con mantequilla. Espolvorear con harina. (En las instrucciones del molde pone con pan rallado).
     Tamizar la harina junto con el bicarbonato, la levadura y la pimienta y reservar.
     Mezclar el jengibre, la ralladura y el zumo de limón y reservar.
     A la leche, añadirle 1 cucharada de vinagre, revolver y dejar reposar unos 10 min. La leche se cortará, y con esto sustituimos el buttermilch, que no encuentro por aquí.
     Batir con la pala de la Kitchen Aid la mantequilla y el azúcar a velocidad media unos 3 minutos, hasta conseguir una mezcla blanca y esponjosa. A velocidad baja añadir los huevos de uno en uno, ligeramente batidos, y sin añadir el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado. Entonces, y a velocidad baja, añadir 1/3 de la harina, la mitad de la leche con vinagre, y así hasta terminar con harina. Incorporar ahora la mezcla del zumo de limón reservada, y mezclar hasta que todo esté bien incorporado. Entonces volcar esta mezcla sobre el molde, echándola toda desde el  mismo sitio, para que la masa encuentre su camino. Una vez acabada la masa, asegurarnos con la espátula de que ha llegado a todos los rincones y no hay aire, alisar la superficie, y golpear un par de veces sobe la encimera, protegida por un paño, para que la masa se asiente. Meter en el horno, sobre la rejilla y con calor arriba y bajo, durante aproximadamente una hora, hasta que al pinchar con un palo de brocheta, éste salga limpio. Entonces sacar del horno, dejar enfriar sobre una rejilla durante 10 min, durante los cuales preparamos el glaseado, mezclando bien el azúcar y el zumo de limón. Desmoldar el pastel : veremos que los bordes se han retraído un poco, pero de todas formas, cogeremos el molde y lo zarandearemos unas cuantas veces, para ayudar a la masa a terminar de soltarse. A continuación, le daremos la vuelta sobre la rejilla y el pastel caerá solo. Así, en caliente, repartiremos el glaseado sobre él con la ayuda de un pincel. Dejar enfriar sobre la rejilla.
     Me ha sorprendido gratamente el sabor de este pastel, con su regusto a pimienta al final.
     Hoy he vuelto a hacer este delicioso pastel, pero le he puesto otro glaseado, que ponía en una torta de limón. Este es más espeso, el otro es como un almíbar que cala el pastel, y el nuevo se queda como una pasta que endurece al secarse y también le aporta un punto riquísimo.

Gató

     Este es un postre típico de Mallorca, muy parecido a la tarta de santiago, y que también está buenísimo. Este lo hizo Isabel cuando fuimos a su casa en Andraitx.

Ingredientes:
  • 9 huevos
  • 300 gr de azúcar
  • 300 gr de almendra molida (sin piel)
  • Ralladura de 1 limón
  • Una pizca de canela
  • Azúcar glas
     Batir las yemas con el azúcar hasta formar una crema y que el azúcar esté completamente disuelto. Entonces se añade la almendra, ralladura y canela.
     Batir las claras a punto de nieve y unir poco a poco a la mezcla anterior. Se echa la mezcla en un molde redondo engrasado, dejando espacio para que suba, y se mete en el horno precalentado a temperatura media. Aquí es muy importante conocer el horno y experimentar, pues es el secreto para que salga bien.
El gató precisa una hora larga de cocción, durante la cual está terminantemente prohibido abrir el horno. Cuando nos parece que ya está, se pincha con una aguja y si salen limpia, se apaga el horno y se deja enfriar dentro. Una vez frío, se vuelca sobre una fuente y se espolvorea con abundante azúcar molido. Y ya para morirse del gusto, se sirve acompañado de helado y una copa de cava.


Arroz chino

     Todos tenemos una versión de arroz chino, que es básicamente un arroz blanco, seco, con cosas. Si el arroz es amarillo, desgraciadamente en muchos sitios se le llama paella, pero esa es otra historia. Este arroz se hacía en casa de mi cuñada, y le gustó hasta a mi madre, que lo sigue haciendo periódicamente. Como hoy es su cumpleaños, se la dedico con permiso, y perdón, de los chinos por llamarlo así.




Ingredientes:

  • Arroz blanco de grano largo
  • Magro de cerdo picado, pasado 2 veces por la máquina para que sea más fino.
  • Puerro limpio y en rodajas
  • 1 loncha gruesa de jamón york, cortada a cuadraditos
  • Champiñones laminados
  • Zanahorias cortadas a cuadraditos
  • Guisantes
  • Ketchup
  • Mantequilla
     Las cantidades, lógicamente, dependen del número de comensales, pero si sobra no pasa nada, pues está bueno después.
     El arroz se cuece en agua salada, se escurre, y se pasa por la sartén con mantequilla, en varias veces, según la cantidad, para que no se pegue.
se pone en una ensaladera y se le añade el jamón de York.
     El puerro, los champiñones y el magro siguen el mismo proceso, pero por separado, y acaban en la ensaladera.
     Las zanahorias se cuecen en agua salada, se escurren, y a la ensaladera. Lo mismo se hace con los guisantes.
     Ya solo nos queda mezclarlo todo bien, y añadirle el ketchup, si se quiere, o bien presentarlo aparte para que cada uno se ponga.
     Si se saca de la nevera para servirlo, es conveniente hacerlo un rato antes, porque como todo está frito con mantequilla, ésta tiende a cuajarse con el frío, por lo que está mejor si está a temperatura ambiente.

Pastel de salmón de Mari Carmen

    Con este pastel  hemos pasado muy buenos ratos, al terminar la consulta, haciéndonos la picaeta con los compañeros.


Ingredientes:
  • Salsa rosa
  • Mayonesa
  • Pan de molde sin corteza
  • Lechuga cortada en juliana
  • Gambas peladas cocidas
  • Maíz
  • Zanahoria rallada
  • Bocas de mar troceadas
  • Salmón ahumado
     Forrar con papel film una ensaladera o molde cuadrado.
     Coger el pan de molde y untarle salsa rosa por una cara, y poner esa cara hacia arriba. 
     En una ensaladera mezclar lechuga, gambitas, maíz, zanahorias y bocas de mar. Esta tarea puede simplificarse bastante, puesto que en Mercadona venden, en la sección de congelados, unas bolsas de ensaladilla de bocas que lleva casi todos estos ingredientes ya troceados. A estos ingredientes se les añade salsa rosa y se añade una capa sobre el pan de molde.
     Untar pan de molde con mayonesa por una car y salsa rosa por la otra, que quedará arriba, otra capa de mezcla y una tercera de pan de molde. Es importante untar bien las rebanadas de pan, para que luego no esté seco. Ponerle papel de aluminio y un peso encima. 
     Cuando se vaya a presentar, volcar el pastel sobre una fuente de servir, retirar el film, untar con un poco de mayonesa y forrar el pastel con lonchas de salmón ahumado. Decorar con salmón, queso rallado, tomatitos cherry, etc.
     Está mejor si se prepara la antevíspera.

Azúcar invertido

     Esto a mí siempre me ha sonado a engendro de la industria para abaratar costes, hasta que he tropezado con esta receta y explicación, por lo que me he decidido a hacerla y experimentar. Parece ser que se utiliza  para:

*Helados, se sustituye un 30% del azúcar normal por azúcar invertido, y esto ayuda a que los helados queden más cremosos y no cristalicen.

*Bizcochos y bollería : se sustituye un 20% del azúcar normal, y ayuda a que se mantengan tiernos por más tiempo.

*Masas fermentadas: Se debe usar el 50-70% de azúcar invertido, para ayudar a que las masas fermenten más rápido.


Ingredientes
  • 150 gr de agua mineral a temperatura ambiente
  • 350 gr de azúcar
  • 1 sobre blanco de gaseosa
  • 1 sobre azul de gaseosa
     En la Thermomix, poner el agua en el vaso y programar 3 minutos, 50º, vel 5. Si no se alcanzan los 50º, programar 30 segundos más.
     Añadir el azúcar y programar 6 minutos, temperatura 80 y velocidad 4. Si no se alcanzan los 80º, programar también 1 minuto más.
     Añadir el sobre blanco y mezclar 10 segundos velocidad 4.
     Esperamos a que la temperatura baje a 60º, añadimos el sobre azul y mezclamos 1 minuto a velocidad 4. Y entonces lo echamos en un bote limpio de cristal, lo etiquetamos y lo cerramos bien. Así se conserva durante 10-12 meses a temperatura ambiente.

Titaina (tomate, pimiento y atún)

     Parece ser que recibe este nombre una especie de pisto típico de los barrios valencianos del Cabañal y El Cañamelar, y que es típico de la cuaresma. Yo lo conozco con el nombre de "tomate, pimiento y atún", de siempre, en casa de mi cuñada Laura, y es el relleno que utilizaba mi suegra para hacer sus "pepitos". También parece ser que la Titaina se elabora con"Tonyina de sorra", un atún en salazón, que en casa de mi suegra no acababa de gustar porque siempre quedaba algo salado el guiso, y quedó eliminado de la receta.           


Ingredientes
  • 1 bote de 800 gr de tomate triturado
  • 2 pimientos italianos
  • Un puñado de piñones
  • 250-300 gr de atún en aceite
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Azúcar
      En una sartén amplia se pone aceite de oliva, se doran un poco los piñones, se sacan y se reservan.(También se puede evitar este paso, y ponerlos crudos cuando se ponga el atún). Entonces se echan los pimientos cortados en trozos pequeñitos, y se sofríen hasta ablandarlos; entonces se sacan y se reservan también. Es el momento de echar el tomate y freír, junto con el azúcar y la sal, y dejar cocer s fuego suave hasta que se evapore gran parte del agua, y sobresalga el aceite. Hay que tener preparada una tapadera, pues salpica que da gusto, y la cocina se pone hecha un asco. Cuando el tomate está bien frito, se añade el pimiento y los piñones reservados, se dan unas vueltas y se aparta del fuego. Entonces se añade el atún bien escurrido del aceite, y se mezcla bien. La cantidad de atún ha de ser generosa.
     Esto se puede comer tal cual, como la especie de pisto que es, o se puede utilizar para hacer una coca de tomate, pero su uso estrella, es como relleno de los pepitos.

Pepitos

     Otra de las fantásticas recetas de mi suegra que tiene enamorada a toda la familia y a cuantos los prueban. Ayer los preparé para una cena con amigos y fueron un éxito.

Ingredientes:
  • Panecillos pequeños (pepitos)
  • Titaina (o tomate, pimiento y atún)
  • Leche
  • Huevo
  • Aceite
     Se toman los panecillos, se les corta el extremo superior, y con cuidado, se vacían de miga. Por ese agujero, se rellenan, con ayuda de una cucharilla, del tomate, pimiento y atún. Este pisto ha de estar espesito, para no empapar los panes. Se le vuelve a poner el extremo superior pero al revés, de forma que quede como un tapón, y se sujeta con un palillo.
     En un bol amplio se pone la leche, y se bañan en ella los panecillos, sin empaparlos, de uno en uno. Deben quedar blanditos, pero sin exceso de leche. Se van dejando sobre la encimera.
     En otro bol amplio, se baten huevos con un poco de sal. Los huevos han de estar bien batidos, de manera que el pan se bañe en la espuma del huevo.
     En una freidora con el aceite limpio, o bien en una sartén profunda, o en una cazuela amplia, se pone a calentar abundante aceite de oliva. Cuando el aceite está muy caliente, se toma un  panecillo, se pasa por el huevo batido y se pone a freír, vuelta y vuelta hasta dorarlos, con cuidado de no quemarlos. Se sacan y se ponen a escurrir sobre papel absobente. Se les retira el palillo.
     Es conveniente no hacer muchos de una vez. Es decir, se rellenan cuantos panecillos tengamos, pero se pasan por la leche no más de 10, ya que si hay muchos, se empiezan a pegar al mármol y hay que estar cambiándolos de posición o pueden romperse. Se han de pasar por el huevo inmediatamente antes de echarlos a la sartén, por el mismo motivo, para que no se deshaga el pan.
     Lógicamente, las cantidades dependen del número de panecillos que tengamos que preparar.
     Se pueden comer fríos o calientes, son ideales para viajar.

Tarta de Cerezas

     Esta es la primera tarta que probé de mi suegra y la favorita de mi marido. Quiero subirla hoy porque es el día de su santo. Es la primera vez que envío una tarta virtual.
     La tarta es una auténtica delicia, y es de las recetas que se trajo mi suegra de Alemania, y que, cuando no estaba tan mayor, preparaba para los cumpleaños.


Ingredientes
Bizcocho
  • 5 huevos
  • 200 gr azúcar
  • 100 gr de harina
  • 100 gr de Maicena
  • La ralladura de un limón
  • 1 paquete de azúcar vainillado
Relleno
  • 2 paquetes de gelatina en polvo (1 paquete 10 gr)
  • 375 cc de leche
  • 500 gr de quark
  • 400 cc de nata para montar
  • 200 gr azúcar
  • 2 huevos
  • 1 paquete de azúcar vainillado
  • El zumo de 1 limón
  • Cerezas ácidas en conserva
  • Fideos de chocolate
     Precalentar el horno a 180º.
     Tamizar la harina y la Maicena juntas.
     Con la batidora a la máxima velocidad batir los huevos junto con los azúcares y la ralladura, durante 5 minutos. Entonces bajar la velocidad al mínimo e ir añadiendo poco a poco las harinas. Mover lo mínimo la batidora, y mezclar suavemente durante 1 ó 2 minutos.
     Engrasar solo la base de un molde desmontable, echar la masa y subirla un poco por las paredes del molde con la ayuda de un tenedor. Meter en el horno, sobre la rejilla a media altura y cocer durante unos 35 minutos SIN ABRIR EL HORNO. Una vez cocido, abrir el horno y dejar el bizcocho dentro durante al menos 10 minutos. Entonces despegar el bizcocho de las paredes del molde con la ayuda de un cuchillo, abrir el molde y volcar sobre una rejilla para que se enfríe. Una vez frío, se corta longitudinalmente en tres trozos.
     Es conveniente prepararlo la víspera.

     Poner en un cazo la leche con la gelatina, y a fuego lento, sin que llegue a hervir ni a estar demasiado caliente, remover con una cuchara que no sea metálica hasta que desaparezcan los gránulos. Entonces retirar del fuego y dejar enfriar.
     Montar la nata.
     Montar las claras a punto de nieve duro.
     En un bol poner el quark, las yemas, el azúcar y el zumo de limón y mezclar todo con un batidor de varillas. Cuando la leche está casi fría, añadirla ,removiendo, a esta mezcla. Después, poco a poco, la nata montada, y por último y con cuidados, las claras.
     Escurrir las cerezas de su líquido
     Si el molde no es antiadherente, recubrirlo con papel de aluminio para que la mezcla no tome sabor metálico. Poner en el fondo del molde, el tercio superior del bizcocho (el que no estuvo en contacto con la base del molde). Encima se echa menos de la mitad de la mezcla del quark, y parte de las cerezas. Repetir bizcocho, masa, cerezas ,bizcocho (el que estuvo en la base del molde, pues es la superficie más lisa de todas), y una última capa de masa solo blanca. Hay que tener en cuenta que la masa blanca debe "chorrear" por los bordes, de manera que también queden cubiertos los laterales del bizcocho.
     Adornar con cerezas y fideos de chocolate, y dejar solidificar en la nevera.

NOTAS
     Esta tarta también gana con el reposo, pero éste no ha de ser muy largo, pues lleva nata y huevos crudos. Mucho ojo, especialmente, en verano.
     La gelatina en polvo se puede sustituir sin problemas, por gelatina en láminas en la misma proporción, y manejándola según las instrucciones de ésta.
     Las cerezas originales de esta tarta han de ser ácidas, de manera que creen contraste de sabores. Yo le pongo cerezas en almíbar que encuentro en Lidl y Aldi.
     Cuando era más difícil encontrar las cerezas, la hice alguna vez con gajos de mandarina en almíbar, y así también está muy buena.
     Hoy, que he hecho el bizcocho por primera vez con la Kitchen Aid, me he quedado sorprendida de lo alto que ha salido. Nunca me había subido tanto.

Tarta de quark y migas

      Un año en que fuimos a visitarles en vacaciones, mi cuñada Juana hizo este pastel, que estaba buenísimo, incluso para Santi, que no es muy de dulces. Unido a que es muy fácil de hacer, lo convierte en estupendo.

Ingredientes:
Migas
  • 250 gr de harina
  • 150 gr azúcar
  • 1 yema
  • 4 cucharadas soperas de zumo de limón
  • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1/2 paquete de levadura en polvo
  • 1 cucharada de azúcar vainillado
Masa
  • 125 gr de mantequilla
  • 200 gr de azúcar
  • 1 paquete de azúcar vainillado
  • 1 cucharada sopera rasa de Maicena
  • La ralladura de 1 limón
  • 750 gr de quark desnatado
  • 5 huevos, separando claras y yemas
     Primero se hacen las migas. A la mantequilla blandita se le añaden el resto de los ingredientes y se forman las migas con las manos. Con la mitad de ellas se forra la base de un molde desmontable, y se aplastan con las manos para formar la base del pastel, en las paredes del molde no se pone nada. El resto se reserva.

     Se baten las claras a punto de nieve. Aparte se baten la mantequilla junto con el azúcar, las yemas, la ralladura y la Maicena. Cuando todo está bien batido e incorporado, se añade el quark y se mezcla bien, y por último las claras con mucho cuidado. Esta mezcla se pone en el molde, y por encima se esparcen las migas que se reservaron, y se lleva al horno precalentado, a 180 grados, durante 1 hora aproximadamente.(También se puede poner en el horno frío con aire).