Olleta de trigo

    "Noviembre dichoso mes, que empieza en Todos los Santos y termina en San Andrés". Me gustan los refranes. Estamos en otoño, hace frio, los campos se visten de ocre, apetece meterse en casa, al amor de la lumbre si se tiene, o simplemente con el confort de un batín. La gente va a coger la oliva (a fer olives), y se lleva chuletas, panceta, etc para asarla en las casitas de campo y aguantar este duro trabajo. Ha pasado La Fira y estamos en vísperas de La Olleta de la Purísima, y se hacen los preparativos para recibir la navidad. Me encantan todas y cada una de la estaciones del año (aunque prefiero el verano), con sus particularidades y sus encantos.
     Este es un plato contundente del invierno en la montaña. Es una olla, pero donde se sustituye el arroz por trigo. Lo venden en algunas tiendas aquí, no sé si será el mismo que se vende en las tiendas de productos dietéticos. El trigo se vende a granel, y hay que soplarlo, para eliminar los restos de cáscara que le quedan.

Ingredientes
  • Alubias blancas
  • Trigo
  • Pencas
  • Morcillas
  • Huesos de cerdo: espinazo, pata, rabo
  • Huesos de jamón
  • Zanahoria
  • Nabo
      La víspera, hay que poner a remojo las alubias y el trigo por separado. La cantidad de trigo a usar es, aproximadamente, de unos 60 gr por persona (en crudo, claro).
      Poner las alubias a cocer, cortarles 3 veces el hervor y entonces añadir el resto de los ingredientes, hasta que las alubias estén cocidas. Probar de sal.
     Este plato tiene la ventaja de que si sobra, se puede guardar para el día siguiente, pues el trigo no se empastra como el arroz. Bueno, y eso si sobra, y conseguimos mantener a Guillermo lejos de las sobras hasta el día siguiente...
     Yo siempre he conocido las pencas, que son los tallos con hojas de las alcachofas, pero parece ser que en muchos sitios no se conocen. No es lo mismo que el cardo, que es otra verdura diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario