Coca de San Juan

     Y seguimos con el refrán valenciano que dice que "Cada santet té el seu dolçet", y hoy le toca a la coca de San Juan. Una coca deliciosa para una noche con muchas connotaciones mágicas y populares; antes de la aparición de la publicidad y los grandes almacenes, éste era el día considerado "de los enamorados", y aunque haya perdido ese rango, no lo ha hecho con la magia y la tradición.
     En el blog Salseando en la cocina he encontrado muchas recetas que me han encantado, y allí me fui a buscar también ésta, aunque yo la haya hecho sin rellenar.

Ingredientes
Para la base

  • 325 gr de harina de fuerza
  • 2 huevos
  • 130 ml de leche
  • 25 gr de levadura fresca
  • 70 gr de azúcar
  • 65 gr de mantequilla
  • 2 gr de sal
  • Ralladura de limón

Para la crema

  • 625 ml de leche entera
  • 5 yemas
  • 150 gr de azúcar
  • 50 gr de Maicena o almidón
  • 1 palo de canela
  • La parte amarilla de la piel de 1 limón

Para decorar

  • 1 huevo
  • 50 gr de piñones
  • Guindas confitadas
  • 100 gr de azúcar humedecida

     Esta receta yo la hice en 3 tiempos. El primer día hice la crema, y cuando se enfrió, la puse en una manga pastelera con la boquilla montada, y la dejé en la nevera hasta el día de autos. Al día siguiente hice la masa del brioche de la base, y la dejé en la nevera, ya que no iba a estar en casa, hasta el día siguiente. Y en el tercer tiempo, monté la base, la decoré y la horneé. El resultado es que, sin agobios y a pesar de no poder estar en casa, nos comimos una coca deliciosa, esponjosa y recién horneada.
     La crema
     Para hacer la crema, ponemos en un cazo la leche con la canela y la piel del limón, la llevamos a ebullición, apagamos en fuego, y dejamos en infusión hasta que se enfríe.
     Aparte, batimos las yemas junto con el azúcar, hasta que blanqueen y dupliquen su volumen.
     En un poco de leche fría, disolvemos la Maicena y la agregamos, colándola por un colador de malla fina, a la mezcla de las yemas. Cuando esté bien integrada, añadiremos la leche poco a poco, colándola también. Es importante que no esté caliente, porque podríamos cuajar las yemas. Una vez todo mezclado, la ponemos en un cazo al fuego muy suave, y removemos constantemente hasta que espese. si vemos que hierve pero no ha espesado, apartamos del fuego un momento, removemos, y al fuego otra vez. cuando alcance la consistencia de crema, la apartamos del fuego y continuamos moviendo unos minutos. Dejamos enfriar sin tapar, para que el agua de condensación no la licúe, removiendo de vez en cuando para evitar que se forme  costra en la superficie. Cuando esté a temperatura ambiente, ya se puede tapar con un film, en contacto con la superficie, y guardar en la nevera. O meterla directamente en una manga pastelera y meterla en la nevera.
     El brioche
     En una amasadora, mezclamos los huevos, la mantequilla derretida, el azúcar, la sal y la ralladura.
     Templamos un poco la leche y disolvemos la levadura en ella. entonces la añadimos a la masa.
     Tamizamos la harina y la vamos echando en forma de lluvia y poco a poco, utilizando el gancho amasador de la amasadora. Es una masa muy ligera, difícil de manejar, pero deliciosa y nada pesada. Tapamos el bol y lo dejamos hasta que la masa triplique su volumen. este fue el momento en que yo, tras mezclarlo todo, tapé el bol y lo tuve fermentando lentamente en la nevera, durante casi 24 horas. Luego hay que sacarlo de la nevera un rato antes para que se atempere.
     Cuando ésto haya sucedido, volcamos la masa, con ayuda de una espátula, en la mesa, ligerísimamente enharinada, y amasamos muy poco tiempo, sólo para desgasificar. Con la ayuda de un rodillo, la extendemos. Yo tuve que extenderla a mano, con las manos aceitadas y paciencia, pues intenté pasar el rodillo, poniendo antes un papel de hornear sobre la masa, y se me pegó mucho a dicho papel.
     Tapamos con un paño limpio y dejamos dentro del horno apagado hasta que la masa duplique su volumen.
     Ponemos los piñones en remojo, para que estén bien hidratados y luego no se quemen en el horno.
     Decoración
     Una vez levada la masa, la sacamos del horno, y precalentamos éste a 190ºC.
     Batimos el huevo y pintamos la superficie con mucha delicadeza, para que no se baje.
     Con la crema pastelera y la boquilla, dibujamos líneas diagonales en ambos sentidos, de forma que quede el dibujo de un enrejado. Después esparcir los piñones, escurridos y secos, y decorar con el azúcar ligeramente humedecido. La coca no queda muy dulce. Yo no he puesto las guindas porque luego, nadie se las come.
     Metemos en el horno y bajamos entonces la temperatura a 170ºC, con ventilador,y horneamos hasta que esté dorada, en las zonas donde se ve el huevo. Se hornea muy rápido, hay que estar pendientes desde el minuto 10, aunque a mí me ha costado unos 20 minutos.
     Una vez hecha, la sacamos del horno y la dejamos enfriar sobre una rejilla.
     Y ya, ya, sólo nos queda disfrutar de este dulce. o también podemos, "irnos a coger verbena, romero con hierbabuena, mañanita de San Juan...."


Raïm de bruixa

     También llamada Raïm de pastor (uva de pastor, uva de bruja), o uva de pájaro, o uña de gato. Es una planta suculenta que se encuentra en la montaña y en los tejados. En las rocas. y se puede confitar y comer, está bien rica como aperitivo. hoy, paseando por la sierra, la he encontrado y me he decidido a hacerla por primera vez.

Ingredientes

  • Raïm de bruixa
  • Agua mineral o filtrada
  • Sal
  • Vinagre
  • Hierbas aromáticas: tomillo. pebrella,...

     Recogemos la planta, la lavamos y la escaldamos en agua hirviendo hasta que cambia de color. La sacamos del agua y la dejamos enfriar.
     Preparamos unos botes de cristal bien limpios, y metemos los tallos dentro.
     Hacemos una salmuera. Yo la he hecho a razón de 100 gr de sal por litro de agua. Rellenamos los botes hasta 3/4 partes de su capacidad. Añadimos también las hierbas aromáticas que queramos. Yo he estado en el monte y no he cogido tomillo, por ejemplo, porque no lo necesitaba y no quería coger por coger. En ocasiones, cuando me ocurre ésto, recurro a los sobres de infusiones, quitandoles el cartón y la grapa si la tienen, y los pongo en infusión en el agua del encurtido. y eso he hecho esta vez.
     Rellenamos el 1/4 de capacidad que falta con vinagre. y a esperar una semana, para degustar este aperitivo.
     Así, con ésta uva de bruja, empezamos la noche de San Juan, la noche más mágica del año.

Macedonia

     Otra de mis recetas de la categoría "No receta", porque realmente más simple no puede ser. Pero he querido recogerla aquí por si alguna vez mis hijos la buscan o la recuerdan. Porque es un postre de lo más socorrido, fácil y delicioso. y porque en mi casa ha triunfado, y han buscado la fruta aquellos que a veces la rehuyen.... Parece mentira cómo gana las frutas en esta reunión de sabores, que gana con el reposo, por lo que es estupendo prepararla con antelación y olvidarnos.
     Los ingredientes varían según la temporada, los gustos de cada uno, lo que tengamos por casa,.....

Ingredientes

  • Manzana
  • Pera
  • Kiwi
  • Fresas
  • Mango
  • Piña
  • Plátano
  • Naranjas

     Pues tan sencillo como lavar, pelar y trocear las frutas, hacer zumo con las naranjas y verterlo por encima. Tapar y meter en la nevera.

Crema de brócoli

     Creo que de esta manera todos van a comer brócoli sin protestar. La crema está deliciosa. Fácil de preparar y con ingredientes sencillos, y apta para todas las estaciones, porque este año, ya veremos si cambiamos el refrán para el 50 de mayo....La ví en el blog de María y la verdad es que me ha encantado. Yo no le he puesto nata, a la próxima, pero desde luego, no le ha hecho falta. Y, de todas formas, en ésto de las cremas, cada uno, a su aire.

Ingredientes

  • 1 patata
  • 1 cebolla
  • 1 manzana
  • 1 "ramo" de brócoli
  • AOVE
  • Mantequilla
  • Caldo de verduras
  • Sal

Opcional

  • Nata
  • Sésamo
  • Alga nori
  • Cúrcuma
  • Picatostes

     En el aceite y/o la mantequilla, pocharemos la cebolla y la manzana troceadas. Cuando estén blandas, añadiremos la patata troceada y el brócoli en ramilletes pequeños. Damos unas vueltas, salamos y añadimos el caldo de verduras, o simplemente agua. Dejamos cocer unos 20 minutos, sin que se nos consuma el caldo totalmente, añadimos si hace falta. Dejamos enfriar y cuando se enfríe un poco, trituramos bien. Si tenía mucho caldo, apartamos un poco antes de triturar, con el fin de dejar la consistencia a nuestro gusto. volvemos a poner al fuego unos 5 minutos, y apagamos.
     Si nos gusta, podemos añadir un chorrito de nata antes de triturar, o al servir, o espolvorear con semillas de sésamo y trocitos de alga nori, como hice yo, o bien con cúrcuma, como hice otra vez, o con cualquier cosa que nos guste. Y ¡que aproveche!