Albóndigas de sepia

     Las cosas no han de ser siempre igual, la vida nos sorprende. Y no hay que cerrarse a nuevas posibilidades. Es lo mismo que ocurre en la cocina. Las albóndigas de carne picada son deliciosas, pero no son las únicas, y otras son deliciosas también. Eso pensé al ver esta entrada. Y realmente, son diferentes y deliciosas.

Ingredientes
Albóndigas

  • 600 gr de sepia
  • 1 huevo
  • 2 ajos 
  • 100 gr de pan rallado
  • Perejil picado
  • Harina
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite

Salsa

  • Aceite
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • Perejil
  • Un chorrito de vino blanco
  • Caldo de pescado
  • Sal 
  • Pimienta

     Picamos la sepia, añadimos ajos, perejil, pan, sal, pimienta y huevo, y las amasamos. Vamos formando las albóndigas, las enharinamos, freímos en aceite y reservamos.
     En unas cucharadas de ese aceite, doramos la cebolla picada y el ajo, añadimos el vino, cocemos, ponemos las albóndigas, añadimos el caldo de pescado, y dejamos cocer alrededor de 20 minutos. Probamos de sal y añadimos el perejil picado. Por supuesto, la salsa puede ser la que queramos. Y ya está. unas albóndigas distintas, al menos para mí, y sorprendentes.


Provolone gratinado

     Hace muchos años vi este aperitivo en un blog que no recuerdo, y la hice en casa, y nos gustó mucho a todos. Un día que Guillermo me acompañaba a comprar, vio este queso y me dijo que lo comprara, que lo había comido y estaba muy bueno. No recordaba la vez de casa, así que eso hice, comprarlo, y aquí tienes la "no receta", cariño, que es facilísimo.

Ingredientes

  • Unas cucharadas de tomate frito
  • Queso Provolone
  • Orégano
  • Pan

     Precalentamos el horno en la posición de gratinar.
     En un recipiente apto para el horno, pones el tomate frito en la bas, encima el queso, y espolvoreas el orégano a tu gusto, que es mucho, ¿verdad?.
     Cuando el horno esté caliente, metemos el recipiente y esperamos hasta que se gratine el queso, con cuidado de que no se queme. Con muchísimo cuidado, lo sacamos del horno, y con muchísimo más cuidado, empezamos a comer, que el queso fundido produce unas quemaduras en la boca....

Caldo de verduras

     Aunque normalmente siempre hago caldo de pollo, el vegetariano de la familia me está abriendo muchos horizontes, y descubro cosas que me gustan mucho también. este caldo va muy bien porque es apto para todos, y además, está bien rico. Me he inspirado en la receta de Javi, aunque le he cambiado alguna cosa, y siempre podemos tirar de fondo de cajón de verduras, que es muy socorrido.

Ingredientes

  • Un chorrito de aceite de oliva
  • 300 gr de champiñones
  • 1 trozo de apio
  • 2 zanahorias
  • La parte verde de un puerro
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 patata pequeña
  • Un puñado de perejil
  • 1 pimiento verde
  • 1 nabo
  • Unos granos de pimienta negra 
  • Sal
  • Agua

     Lavamos y troceamos las verduras. Apartamos el nabo, el apio y el pimiento. Ponemos el aceite a calentar y las rehogamos, sin que se quemen, durante unos 10-15 minutos, añadiendo una cucharadita de sal. Añadimos el agua, las verduras que reservamos, la pimienta y el perejil, y llevamos a ebullición. Entonces bajamos el fuego y lo dejamos cocer unos 45 minutos, destapado.
     Apartamos del fuego, colamos el caldo, retirando todas las verduras, y lo enfriamos para guardarlo en la nevera, o bien congelarlo en raciones.
   

Crema de apio

     Tenía un manojo de apio triste dando vueltas por la nevera y me decidí a usarlo mediante esta receta. Delicioso y bien ligero. Y muy reconfortante, que el frío ya va llegando.

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña
  • 1 patata pequeña
  • 7 o 8 tallos de apio
  • 1 manzana grande
  • 250 ml de leche
  • 500 ml de agua
  • 3 cucharaditas de mantequilla o aceite
  • Sal
  • Pimienta

     En la cacerola ponemos la mantequilla, la cebolla y la patata peladas y finamente troceadas, salamos  y salteamos un par de minutos, hasta que empiecen a tomar color. Yo le puse aceite de oliva. Entonces añadimos los tallos de apio, limpios y cortados en trozos pequeñitos, y rehogamos unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Ahora añadimos la manzana pelada y bien troceada, volvemos a rehogar unos minutos, y añadimos la leche y el agua, dejando cocer tapado y a fuego medio, durante 20 minutos.
     Trituramos con la batidora hasta obtener una crema bien fina, y ajustamos de sal. Dejamos cocer nuevamente 5 minutos a fuego suave, y ya podemos servirla. Muy rica.

Risotto de setas

     Una receta de Nicaldiet, que nos ha gustado a todos en casa. Rápida y sana. Tenía yo una deuda pendiente con los risottos, pero creo que ha llegado a su fin.

Ingredientes (1 persona)

  • 50 gr de arroz arboreo
  • 3 setsas shitake
  • 3 champiñones
  • 1/4 cebolla
  • Sal
  • Pimentón
  • 1 cucharada queso manchego tierno rallado
  • 166 ml caldo de verduras
  • Peejil picado
  • Aceite o mantequilla

     Troceamos finamente la cebolla y la pochamos en el aceite o la mantequilla. La mantequilla le aporta un poco de untuosidad, pero está rico de las dos maneras. Añadimos las setas troceadas y sal y dejamos que se ablanden. Entonces echamos el arroz y damos unas vueltas,añadimos el pimentón fuera de fuego, movemos un poco y añadimos un cucharón de caldo. El caldo lo debemos tener caliente, y lo vamos añadiendo a cucharones cuando el arroz haya absorbido el anterior, y de vez en cuando vamos removiendo el arroz. Es una manera completamente diferente de la que yo utilizaba para cocer arroz. Así, vamos añadiendo el caldo hasta completar la cocción, cosa de unos 20 minutos. Cuando falten un par de minutos, añadimos el queso  damos otro par de vueltas. Espolvoreamos con el perejil picado y servimos.
     La siguiente vez que lo hice no tenía caldo. Mojé el arroz con 100 ml de vino blanco y luego fui echando agua caliente. Y también estaba delicioso.

Hamburguesas de lentejas

   Estoy descubriendo nuevas formas de cocinar y de combinar alimentos, gracias a la decisión de mi hijo de hacerse vegetariano. Además de sustituir la carne por soja texturizada en los guisos tradicionales, aprendo la  manera de combinar otro tipo de proteínas, para conseguir que se alimente bien. La opción más fácil ha sido comprar este tipo de hamburguesas, pero poco a poco voy probando yo a hacerlas. El resultado de hoy ha sido muy rico, muy sano y bastante más económico. Así que, a por ello.

Ingredientes

  • 100 gr de lentejas rojas
  • 100 gr de arroz integral cocido
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta
  • Comino molido
  • 1 cucharadita de semillas de chía
  • 1 cucharada de pan rallado

     En un cazo con agua y un poco de sal, he puesto a cocer las lentejas, sin remojar, durante 15 minutos, las he apartado y las he escurrido.
     En una ensaladera he puesto el arroz, que ya tenía cocido, las lentejas escurridas, el ajo , el perejil y la cebolla picados, la chía y las especias. Lo he mezclado todo bien con las manos y le he puesto el pan rallado para darle un poco de consistencia. Lo he metido en la nevera, un mínimo de 30 minutos.
     pasado ese tiempo, he formado las hamburguesas y las he puesto en una bandeja de horno forrada con papel. Me han salido 9. les he puesto un poco de aceite de oliva por encima, y las he metido en el horno frío, 20 minutos a 200ºC, calor arriba y abajo, a media altura. Pasado este tiempo, he subido la bandeja y he puesto la opción de gratinar durante 8 minutos.
     Han quedado crujientes y deliciosas, con menos grasa que las comerciales, y sin aditivos. Es una receta que sin duda repetiré, y lo bueno de ésto es que puedes ir variando los ingredientes: quinoa en lugar de arroz, o además de, champiñones, pimiento,....
     Las que me han sobrado las he congelado para otra ocasión.
     Incluso también, formando bolitas más pequeñas, constituyen un aperitivo bien rico.

Porridge

     O gachas de avena. Un desayuno que he descubierto hace poco, que está bien rico, y que te deja llena, llena. Tiene para mí, varios inconvenientes, que se pueden subsanar con facilidad. Uno es el tiempo, porque has de cocerlo durante unos 10 minutos y después ha de enfriarse, para mí. Ésto puede arreglarse dejándolo preparado la noche anterior, para luego calentarlo. Y el otro es encontrar la consistencia adecuada, para que no se convierta en un engrudo. Y ésto también depende del gusto de cada uno.

Ingredientes

  • 1 1/2 taza de leche de vaca o vegetal
  • 1/4 de taza de copos de avena

Opcional

  • 1 cucharada de azúcar moreno o cualquier otro endulzante
  • Unas pasas
  • Unas frambuesas
  • 1/2 plátano
     Ponemos a cocer la leche y cuando esté caliente, añadimos la avena, y la cocinamos durante 5-10 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Servimos y ponemos por encima el azúcar, para que se funda con el calor y forme una costra. Antes, podemos ponerle la chía, si así lo decidimos.
     Cuando se enfría un poco, podemos añadirle unas pasas, o frambuesas,o arándanos, o unas rodajas de plátano....Es un desayuno de lo más saludable, y bastante saciante, gracias a su contenido en fibra.
Y por lo que he leído por ahí, puede hacerse en versión salada, ya que la avena tiene un sabor bastante neutro,  sustituyendo la leche por agua o caldo, y añadiendo ingredientes salados: queso, champiñones, cebolleta, tomate, aguacate, un huevo pochado. Además, se puede tostar primero la avena. Eso lo dejaremos para otro día.

Lentejas con tofu

     Lo malo del tofu es que no sabe a nada. Lo bueno, que adquiere bien los sabores. Así que he versionado las lentejas de toda la vida, incorporando el tofu, y ha sido un éxito.

Ingredientes
  • Lentejas
  • Cebolla
  • 1 huevo
  • Unas almendras
  • Pimentón
  • Sal
  • Tofu en dados
  • 2 ajos
  • Zanahoria en dados
  • Laurel
  • Aceite
     Previamente, habremos puesto las lentejas en remojo.
     Ponemos la cacerola con el aceite al fuego y freímos el huevo.
lo apartamos y freímos las almendras. Y ambas cosas las ponemos en el mortero, y hacemos una picada.
     En ese aceite damos unas vueltas a los dados de tofu, y lo apartamos.
     Pochamos la cebolla y la zanahoria, añadimos los ajos, y cuando está todo sofrito, ponemos el pimentón fuera del fuego, damos unas vueltas y añadimos el agua, las lentejas y el laurel. Cuando el agua hierve, echamos el tofu, para que se impregne bien del sabor del guiso, y dejamos cocer a fuego sueve unos 30 minutos. Si las lentejas están cocidas, añadimos la majada, y dejamos cocer todo junto unos 5 minutos.
     La verdad es que estaban deliciosas.

Malta

     O cebada tostada. O agua de cebada. La recuerdo de cuando era pequeña, y el otro día, mi madre la pidió, y la hicimos.

Ingredientes
  • 1 litro de agua
  • 125 gr de malta molida
  • 2 cucharadas de café para cafetera
  • 3 cucharadas de azúcar
     Poner el agua al fuego, y cuando hierva, apartar y echar la malta y el café. Dejar infusionar y colar a través de un colador de tela, que sería lo suyo, o bien un colador de malla muy fina. Añadir el azúcar al gusto y cuando se enfríe, poner en la nevera.
     Lo del café es para darle otro gusto. Yo le puse descafeinado, para poder tomarlo en cualquier momento. También se puede granizar.

Marmitako de sepia

     Encontré esta receta buscando como hacer un guiso de sepia, y me ha encantado el resultado, así que me lo guardo para próximas ocasiones. Que las habrá. He variado la cantidad de patata, pero el resto es igual.

Ingredientes
Para el sofrito
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 100 gr de pimiento verde
  • 100 gr de tomate sin semillas
  • 150 gr de cebolla
  • 2 ajos
Para el guiso
  • 2 cucharaditas de pimentón al gusto
  • 300 gr de sepia en trozos
  • 500 gr de patatas chascadas
  • 450 gr de caldo de pescado 
  • Sal
  • Perejil picado (yo no puse)
     Ponemos en el vaso de la Thermomix todos los ingredientes del sofrito, troceamos 4 seg, vel 4, y a continuación sofreímos 7 minutos, Varoma, velocidad 3 1/2.
     Incorporamos el pimentón y removemos 5 segundos, velocidad 3.
     Ponemos la mariposa, añadimos las patatas y programamos 2 minutos, 100ºC, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Añadimos el caldo (o agua, en su defecto), y programamos 20 minutos más, con la misma temperatura y velocidad.
     Probamos de sal, añadimos en el caso de ser necesario, echamos la sepia, programamos 5 minutos más con las mismas características, y probamos la sepia. Dice Rosa que se termina de hacer con el reposo (ella pone la sepia 3 min, yo la puse 5), pero si está poco hecha para nuestro gusto, ponemos unos minutos más. Cuando pare la máquina, echamos el perejil picado, y dejamos reposar el guiso unos minutos antes de servirlo.
     Me ha resultado delicioso, pero a mí se me deshizo en gran parte la patata, cosa que no me ha molestado en absoluto, porque ha salido una especie de crema para comer con cuchara. Es un plato que vale la pena repetir.
     

    

Quisquillas

     Otra no receta. Pero me gusta guardármelas, cuando me salen bien, para no buscarla de nuevo la próxima vez. Un aperitivo delicioso.

Ingredientes
  • Quisquillas
  • Agua
  • Sal
  • Hielo
     Lavamos las quisquillas.
     Preparamos una fuente honda con agua , un puñado de sal y mucho hielo.
     Ponemos una olla con agua al fuego. Cuando hierva a borbotones, echamos las quisquillas, y esperamos que vuelva a hervir. Y entonces observamos si han cambiado de color, señal de que ya están hechas. Las vamos sacando con una espumadera al bol de agua con hielo, para cortar la cocción. En el momento de servir, escurrimos bien, y ya está.
    

Porra antequerana

     Otra receta típica a más no poder, y deliciosa, sencilla, barata, fácil, refrescante.... Como todas las recetas tradicionales, hay muchas versiones, que se diferencian en la cantidad de pan y en el gusto de cada casa. Yo la he hecho como me ha explicado un malagueño, y está bien rica.

Ingredientes
  • 1 kg de tomates
  • Media barra de pan del día anterior
  • 1 ajo
  • 1/4 pimiento verde
  • Un chorrito de vinagre
  • Un chorreón de aceite
  • Sal
  • Huevo duro
  • Atún en aceite
     En el vaso de la batidora ponemos los tomates limpios y troceados, el ajo, el pimiento, el pan troceado, el vinagre y la sal. Batimos bien, y cuando está todo bien triturado, añadimos el aceite poco a poco, mientras continuamos batiendo. Lo dejamos en la nevera, que hay que servirlo bien frío.
     A la hora de servir, ponemos sobre el plato el huevo picado y el atún. Y a disfrutar.

Profiteroles

     Deliciosos para un café. Y rápidos y fáciles. Gracias Cristina.

Ingredientes
  • 60 gr de mantequilla
  • 200 ml de agua
  • 100 gr de harina
  • 3 huevos
     Ponemos al fuego el agua con la mantequilla, hasta que ésta se derrita y todo esté hirviendo.
     Apartamos del fuego, echamos la harina de golpe y removemos con una cuchara de madera.
     Volvemos a poner al fuego y seguimos dando vueltas hasta que espese y se separe de las paredes del cazo. Pasamos a un recipiente limpio y dejamos que enfríe un poco.
     Entonces vamos añadiendo los huevos, ligeramente batidos, de uno en uno, sin dejar de remover, y sin añadir uno hasta que el anterior esté integrado. Cuando una cuchara de madera se quede inmóvil dentro de la masa, hemos conseguido el punto exacto.
     Encendemos el horno a 170ºC.
     Pasamos la mezcla a una manga pastelera, con boquilla lisa o de estrella, y vamos haciendo montoncitos no demasiado grandes, porque en el horno crecen.
     Metemos en el horno precalentado y los dejamos cocer 20 minutos, y luego un mínimo de 15 dentro del horno apagado para que se sequen y no se desinflen.
     Los cortamos por el medio con una tijera y los rellenamos de lo que más nos guste.
     En este caso los rellené de crema pastelera, pero puede hacerse también de nata, trufa, y por supuesto de rellenos salados, como el paté de nueces. La masa de estos profiteroles es neutra, por lo que sirven tanto para dulce como para salado. Y si los hacemos bien pequeñitos, son un acompañamiento ideal y monísimo de la muerte para un consomé.
     Según el tipo de relleno, los pintaremos con un poco de chocolate derretido con mantequilla, o con hilos de caramelo, o azúcar glas, o reducción de balsámico, o nada....
    

Falafel

     Pues por fin me han salido. Había probado varias recetas, pero ésta es la buena. La he sacado de un pdf gratis descargado en internet, sobre recetas vegetarianas.

Ingredientes
  • 200 gr de garbanzos
  • 1 cebolla pequeña
  • Sal
  • 1 sobre de levadura Royal
  • Comino
  • Perejil
  • Cilantro
  • 3 ajos
     Ponemos a remojo los garbanzos durante 12 horas. Los escurrimos del agua y los trituramos. Si es necesario, añadimos un poco de agua. Reservamos. Añadimos el comino.
     Picamos bien la cebolla y la agregamos a los garbanzos.
     En el mortero picamos la sal, los ajos, el perejil y el cilantro. Este majado lo mezclamos bien con los garbanzos, así como el sobre de levadura, y dejamos reposar unos minutos.
     Con la ayuda de 2 cucharas, o con las manos, vamos formando bolitas, que echamos en la sartén con el aceite bien caliente, o bien en la freidora, como he hecho yo.
     Me han salido doradas, crujientes y deliciosas. Y si las acompañamos de la salsa de yogur, mejor que mejor. Pero ojo, no nos engañemos....son garbanzos, ¿eh?

Taboulé libanés

     Este delicioso tabulé, que se hace en un momento, no les ha gustado a mis hijos por el sabor de la hierbauena, así que habrá que probar a hacerlo sin ella, porque es un plato delicioso, rápido, sano y económico. Me llegó a través de Facebook un pdf de recetas vegetarianas gratis, y de ahí lo saqué.

Ingredientes
  • 200 gr de cuscús
  • 2 cebollas tiernas
  • 3 tomates
  • Perejil
  • Hierbabuena
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta
  • Sal
     Ponemos el cuscús en un cuenco, lo hidratamos con el agua caliente y salada que indique el fabricante, lo tapamos y lo dejamos reposar, tapado. Añadimos el zumo de limón , el aceite de oliva, pimienta y sal si la precisa, el perejil picado, las cebollitas picadas, y los tomates, que previamente hemos pelado, retirado las pepitas y cortado en cubos. mezclamos todo bien, dejamos en la nevera, y espolvoremaos con la hierbabuena en el momento de servir. Menta no le puse porque no encontré. riquísimo, salvo por lo expuesto anteriormente.

Agua de avena

     He leído por ahí que este agua ayuda a eliminar la grasa abdominal. No sé si es cierto, pero lo que sí sé es que está bien rica, y es una bebida alternativa para un desayuno saludable. Y que, donde lo leí, decía que había que tomarla bien en el desayuno o bien antes de la cena.

Ingredientes
  • 1 taza de avena orgánica sin gluten
  • 1 cucharada de vainilla (que no le puse)
  • 6-8 tazas de agua
  • 1 cucharada de canela en polvo o 1 palo de canela
  • Hielo
  • Edulcorante (yo sirope de ágave)
     En el vaso de la batidora ponemos la avena y 2 tazas de agua, y dejamos reposar 1 hora antes de prepararlo. Entonces lo licuamos, y cuando esté suave añadimos 1 taza de agua, la canela y el edulcorante, y volver a batir.
     Colamos bien a través de un chino o un colador de tela, y ponemos en una jarra, para añadir el agua que falta, en forma de agua o de cubitos de hielo.
     Realmente, está muy rica. a Guillermo no le ha gustado por el sabor a la canela, así que la próxima vez pondré la vainilla y eliminaré la canela, a ver qué pasa.
     Es un licuado que decanta, así que cada vez que lo vayamos a tomar, hay que remover bien, rascando el poso del fondo de la jarra.

Zanguango

          Otra de las comidas del pueblo de mi madre. Con nombre peculiar.

Ingredientes
  • 2 patatas
  • Bacalao
  • 1 pimiento seco
  • 1 tomate
  • 2 huevos duros
  • 3 ajos
  • 50 gr de nueces
  • 2 o 3 rebanadas de pan duro
  • Aceite
     Ponemos a cocer las patatas con el bacalao, pimiento y tomate.
     Freímos, o tostamos, el pan duro.
     Una vez cocido, se le quita la piel al bacalao, se desmenuza y se pone en una ensaladera, a la que añadimos los ajos muy picados, una rebanada de pan, como la hiciésemos, desmenuzada, un huevo duro y la clara del otro, picados.
     Trituramos las patatas y las añadimos también.
     En el mortero picamos las nueces, un ajo, la yema cocida que teníamos, el tomate y el pimiento que cocimos. Ponemos un poco de aceite para integrarlo, y un poco de agua de cocción.
     Mezclamos todo junto en la ensaladera, y ajustamos de aceite y sal.
     Por supuesto, ésta no es la versión de mi madre, que lleva muchas menos florituras, así que, ponemos a cocer las patatas, el bacalao y el tomate. Cuando está, cocidos, se dejan caer un par de huevos, que posteriormente se sacan y se pican en el morterojunto con un par de ajos, se echa al guiso, con un chorro de aceite, y se sirve.

Monkey bread

     Hace ya varios años me llamó la atención este pastel, entre otras cosas, como no, por su nombre. Y hoy le ha llegado el turno. Porque hoy es el cumpleaños de una persona que es muy especial para mí, sin cuyo soporte, mi vida habría sido mucho más gris y difícil. Hay cosas que no pueden explicarse más que con una mirada, y la limpia de sus ojos verdes lo dice todo. Hoy cumples 50 años. Ese medio siglo que llevamos festejando, en propios y ajenos, desde hace casi 4. Porque estamos en esa edad estupenda en que sobran muchas tonterías. Así que hoy toca un pastel diferente, uno que nunca hice y que es distinto hasta en la forma de comerlo.
     La receta es de María Lunarillos, que tiene un paso a paso estupendo, pero las que he visto por la red son todas similares.

Ingredientes
Masa
  • 420 gr de harina de fuerza
  • 250 gr de leche entera
  • 15 gr de levadura fresca
  • 45 gr de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 75 gr de mantequilla ablandada
Cobertura
  • 200 gr de azúcar blanquilla
  • 2 cucharadas de canela molida
  • 100 gr de mantequilla derretida
     Mezclamos la harina, azúcar y sal. Templamos la leche, disolvemos la levadura y añadimos a la mezcla anterior. Dejamos reposar 10 minutos.
     Empezamos a amasar, a mano o a máquina, y vamos añadiendo la mantequilla en porciones, hasta que esté bien integrada, y dejamos reposar 10 minutos.
     Amasamos 1-2 minutos y dejamos reposar 10, y así varias veces, hasta obtener una masa fina y elástica. Entonces tapamos el bol y dejamos reposar hasta que doble su volumen.
     Preparamos la cobertura, mezclando azúcar y canela en un bol.
     En ese momento  pasamos la masa a la encimera, estirándola con un rodillo hasta obtener un rectángulo de aproximadamente 40 x 50 cm, y de él, marcamos 10 tiras a lo alto y 10 a lo ancho, hasta obtener 90-100 piezas de masa, a las que daremos forma de bola, pasaremos por la mantequilla derretida, luego por la mezcla de canela y azúcar, e iremos acomodando en un molde de corona. No hace falta que las porciones sean idénticas ni que queden muy ordenadas, la irregularidad forma parte del encanto de este dulce. Una vez colocadas todas las bolas, dejamos doblar el volumen del pastel.
     Precalentamos el horno a 180ºC y cocemos durante unos 35 minutos sin aire.
     Es mejor dejar templar el pastel antes de darle la vuelta, pues al sacarlo del horno está muy tierno y las bolitas no están firmemente pegadas entre sí. Al enfriarse un poco adquirirá firmeza, y entonces le damos la vuelta y dejamos enfriar sobre una rejilla.

     Conforme lo voy haciéndolo, me gusta más la elección. La cocina es también una metáfora de la vida. Aquí tenemos un pastel clásico (de la gastronomía estadounidense), hecho con harina de fuerza, nada de harinas flojas ni tonterías, con leche entera, de la de verdad, levadura de la de toda la vida, que hay que amasar e integrar con mimo, cuidándolo, vigilando los levados y dando tiempo para que los fementos hagan su papel. Es irregular, como la vida, todas las bolitas son tan ligeramente iguales como diferentes, y hay que endulzarlas y rebozarlas para que sean mejores al paladar. No se debe desmoldar en caliente, hay que dejar que pase un poco de tiempo, para que las cosas se asienten y ganen en firmeza, y entonces sí, cuando el tiempo cumple su papel, entonces sí que desmoldamos este maravilloso pastel, que una vez dejado enfriar sobre una rejilla, nos lo comemos con las manos, como más disfrutábamos las cosas cuando eramos niños, paladeándolo y chupándonos los dedos, que no se va a desperdiciar la deliciosa cobetura. De todas formas, a mí se me ha desmontado, pero da igual, porque a estas alturas de nuestra vida, no nos van a alterar esos pequeños detalles. Hemos aprendido que no todo se puede controlar, y que hay cosas que no serán más beneficiosas por controlarlas.

Como dice la amiga de Sabores de Viena, la cocina es sensual. Así que, dedicado a tí, con el sincero deseo de que cumplas muchos más y de que seas muy feliz en todos y cada uno de los años que te queden,  de los cuales me gustaría seguir formando parte, un Pan de Mono, sencillo, diferente, mimado, sensual, delicioso.Y con canela, con mucha canela.



Crema pastelera

     Resultó ser más fácil y rica de lo que pensaba, y me cundió mucho. Hice hasta mi propia versión de la crema catalana. Esta receta de crema es de Kanela y limón, y está deliciosa.


Ingredientes
  • 1000 gr de leche
  • Una vaina de vainilla
  • 6 yemas de huevo
  • 80 gr de Maicena
  • 250 gr de azúcar
  • 1 sobre de azúcar vainillado
     Ponemos la leche en una cacerola, apartando un vaso.
     Abrimos la vaina de vainilla, raspamos las semillas y las echamos en la cacerola con la leche, que estará al fuego.
     Batimos las yemas con los azúcares.
     Disolvemos la Maicena en la leche fría reservada, y añadimos al bol de las yemas.
     Cuando la leche empiece a hervir, le añadimos el contenido del bol, poco a poco y sin dejar de remover. Cuando la crema espese, la retiramos del fuego y la dejamos enfriar antes de usar. Pondremos un papel film en contacto con la superficie, para que no se forme costra. Yo, como iba a usarla para rellenar profiteroles, directamente la puse en una manga pastelera. Y ya está.

Salchichas de tofu

     Querido David: cocinando esta receta, me has venido a la mente, y he recordado una anécdota que tú seguramente ya conoces, porque te la hemos contado alguna vez, pero me ha parecido bonito escribírtela. Era finales de octubre de 1992, tú tenías 3 años y tu madre estaba embarazada. Tenía que guardar reposo, tu padre tenía que ir a Alemania por trabajo, y ninguna de tus dos abuelas podían ir a ayudarle. Y nosotros estábamos de vacaciones. Queríamos ir a Andorra y pasar unos días con vosotros a la vuelta, pero cambiamos los planes para poder echar una mano, y pasamos esos días a la ida del viaje. Ese viaje merece otra entrada para él solito, algún día le tocará.
     Nos quedamos con vosotros, aún vivíais en la otra casa. Ahí descubrí el juego del Malefitz, donde yo siempre perdía (bueno, en realidad, hasta al parchís, jajaja), yo te bañaba ( la anécdota del baño, si no la recuerdas, ya te la contaré), ayudábamos a tu madre y os hacíamos compañía.
     Un día tu madre tenía revisión con el ginecólgo, y allá que nos fuimos los 4. Y a la vuelta, tu madre quiso invitarnos a comer en un restaurante que había cerca de casa. Y tú empezaste a decir "Ich will eine hamburguer", espero que se escriba así, como unas 30 veces. No parabas de repetirlo. Te dormiste en el coche de camino a Premià, y, cuando te despertaste, tus primeras palabras volvieron a ser "Ich will eine hamburguer", lo cual produjo que nos partiéramos de risa, y que eso haya quedado en el anecdotario familiar. Y, para ser sincera, no recuerdo si al final pudiste comerla.
     Hoy, haciendo pruebas para tu primo pequeño, que es vegetariano como tú, me he acordado con muchísima nostalgia de esa anécdota. Así que ahí la tienes, porque están muy ricas, y para que sepas que tu tía quiere desearte en tu 28 cumpleaños toda la felicidad del mundo, y que cumplas muchos más. Me imagino que también podrán hacerse en formato "hamburguer". Mil besos.
     La receta es del libro "Dietas especiales con Thermomix", volumen 2.

Ingredientes
  • 50 gr de avellanas tostadas
  • 250 gr de tofu
  • 50 gr de aceite de oliva
  • 120 gr de pimiento rojo en trozos
  • 100 gr de champiñón en trozos
  • 50 gr de copos de avena
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de sal
  • 50 gr de pan rallado
  • 40 gr de semillas de lino
     En el vaso de la Thermomix ponemos las avellanas y las troceamos 10 seg/ vel 5, sim importar que queden trozos más grandes.
     Incorporamos el resto de los ingredientes y programamos 1 minuto, velocidad 4.
     Ponemos la preparación en una manga pastelera desechable. Cortamos la punta según el grososr desado y formamos las salchichas. las envolvemos en papel film transparente, cerrando bien los extremos.
     Colocamos las salchichas en la bandeja del recipiente Varoma, tapamos, ponemos 500 gr de agua en el vaso, colocamos el Varoma en su posicioón y programamos 30 minutos/Varoma/velocidad 1.
     Dejamos enfriar las salchichas durante 2 horas y las guardamos en la nevera hasta el momento de consumirlas.
     Yo he aprovechado para hacer una crema de verduras, en lugar de poner agua sola en el recipiente.
     Tu padre volvió de su viaje y te trajo el vídea de la película "Cenicienta", en alemán, claro, yo no entendía ni papa, pero me encantaba ver los dibujos. Te diré que esa fue la película favorita de Inés cuando era muy pequeña, había que cantarle la canción de los ratoncitos, y ella decía "Quere Sisenta". Esa canción formó parte de un recopilatorio que hice para regalar hace un tiempo.
     Pues, para aquel niño que quería desesperadamente una hamburguesa, un regalo vegetariano en forma de receta. Y que seas muy feliz, hoy y siempre.

Crema de maíz

     Una crema fácil y rápida, además de rica. Y con ingredientes de andar por casa.

Ingredientes
  • 1 lata de maíz (300 gr)
  • 30 gr de mantequilla
  • 800 gr de leche
  • 1 cucharadita de sal
  • Cebollino picado
     Ponemos en el vaso de la Thermomix el maíz con su jugo y la mantequilla. Programamos 1 minuto, velocidad progresiva 5-10.
     Añadimos la leche y la sal, programando 30 segundos, velocidad 7.
     Programamos 10 minutos, 90ºC, velocidad 3.
     Y ya está. Para que resulte más fina, la colamos antes de servir. Y entonces, espolvoreamos el cebollino picado.
     Y, con la leche, la podemos enriquecer a nuestro gusto, según usemos desnatada, evaporada, nata, mezclas....

Tarta de zanahoria

     Inés me decía que le encantaba la tarta de zanahoria del Cofee box de enfrente de su casa, así que intenté hacerle una para celebrar, aunque con retraso, su cumpleaños. Me inspiré aquí, aunque le hice alguna modificación, y el resultado fue, según ella, delicioso. así que ahí la tienes, para que puedas hacerla cuando quieras, con todo mi amor. Eso sí, haz la mitad, porque salió una tarta "hermosa", y según cuantos seamos, excesiva.

Ingredientes
Para el bizcocho
  • 350 gr de zanahoria
  • 250 gr de harina
  • 4 huevos
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 120 gr de azúcar blanquilla
  • 150 ml de aceite de girasol
  • Una cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 2 1/2 cucharaditas de levadura Royal
Para la cobertura
  • 600 gr de queso crema, tipo "Philadelphia"
  • 100 gr de azúcar glass
  • Adornos de azúcar o fondant
     Yo hice el molde que tengo, de 26 cm, pero haciendo la mitad, estaría bien un molde de 20 cm. Forramos la base con papel de hornear, y ponemos mantequilla en las paredes, enharinándolas después.
     Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
     Pesamos la zanahoria, la rallamos finamente y la reservamos.
     Con unas varillas o un tenedor, mezclamos la harina, la levadura, la sal y las especias.
     En el bol de la batidora ponemos los huevos y los azúcares, y mezclamos un poco, hasta que el azúcar empiece a disolverse. Añadimos la mezcla de la harina, hasta que se integre. Después añadimos la zanahoria, y cuando esté bien mezclado y sin dejar de batir, el aceite, en un chorrito fino. Cuando esté bien mezclado, ponemos en el molde.
     Metemos en el horno, a media altura, sobre la rejilla, durante 45 minutos, aproximadamente. Cuando esté cocido, lo sacamos del horno, esperamos unos minutos, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. María aconseja en su blog que, una vez frió, lo metamos en una bolsa y lo dejameos coger cuerpo hasta el día siguiente, porque son unos bizcochos bastante tiernos y se manejan mejor. Entonces lo partimos por la mitad con una lira o cuchillo de sierra. Ella lo hace con 2 bizcochos y en 4 capas, pero yo lo hice sólo con uno, y en dos pisos, y tampoco tenñ´ía bases, ni torno, así que mi acabado fue mucho más rústico, pero para un acabado impecable, no hay más que seguir el original.
     Ponemos en la batidora el queso a temperatura ambiente y el azúcar glas. cuando esté bien mezclado, probar, por si lo queremos más dulce. Batir a velocidad alta, hasta que el queso esté suave y esponjoso.
     En el plato de servir, colocamos las primera capa de biazocho, que será la superior del bizcocho, con la parte más plana hacia abajo para que se asiente bien. Ponemos una capa generosa de cobertura, repartimos  bien, y ponemos la otra mitad del bizcocho, que será la que estuvo en contacto con el suelo del molde, con la parte más lisa hacia arriba. Vamos repartiendo la cobertura con una espátula, tanto por la superficie como por los laterales, alisándola lo mejor posible y tapando bien todos los huecos que puedan quear, especialmente en los laterales. O bien lo echamos todo a pegotes, y lo dejamos con aspecto rústico. O bien, haceis lo que podais, como fue mi caso.
     Lo suyo sería decorarlo con zanahorias de fondant, azúcar o mazapán, y en el último moento, para que la humedad de la cobertura no dehaga los adornos. Yo, lo siento, sólo tenía brujas y gatos, y la verdad es que también quedó muy chula.
     Y, a petición de mi hija, cuelgo la receta, ya que le pareció absolutamente espectacular. Ahí la tienes, cariño mío, con un beso de tu madre.
    
     

Seitán en escabeche de cítricos

     Esta receta me la pasó mi sobrino, y la he puesto en práctica para que no sea aburrido comer seitán.

Ingredientes (3-4 personas)
  • 400 gr de seitán
  • 1 pomelo
  • 1 lima
  • 1 naranja
  • 1 limón
  • 1 mandarina
  • 2 puerros
  • Azúcar
  • Tomillo
  • Clavo 
  • Jengibre
  • Aceite
     Hacemos zumo con los cítricos, añadimos las especias, un poco de azúcar y el seitán troceado, y dejamos macerar.
     Con un poco de aceite, pochamos el puerro troceado en una sartén. Añadimos todo lo demás y lo dejamos cocer a fuego suave unos 5 minutos.

Aperitivo de lentejas

     En una comida en un restaurante, nos ofrecieron éste aperitivo de bienvenida, que estaba delicioso. Y yo, que lo pregunto todo, me vine a casa con la explicación.

Ingredientes
  • Lentejas
  • Aceite de oliva
  • Sal
     Y ya. Tan fácil como poner en remojo las lentejas, y cuando estén tiernas, escurrirlas bien del agua y freírlas en aceite de oliva caliente durante un par de minutos, escurrir,  salar y servir.
     Y una muy buena manera de comer legumbres cuando aprieta el calor, igual que los garbanzos crujientes.

Magdalenas bizcochadas

     La preparación de estas magdalenas comenzaba días antes. Había que comprar papel de barba y hacer los moldes, que se echaban en canastas de mimbre para llevarlos al horno y hacer allí las magdalenas.
     Yo no he encontrado papel de barba en las papelerías de mi pueblo, y lo he hecho con folios de papel un poco gruesos. De cada folio han salido 4 moldes. Dice mi madre que las hojas de papel de barba que compraban eran más o menos del doble de tamaño de un folio, por lo que salían unos 8 moldes de cada hoja.
     Una vez cortado el folio en 4 trozos iguales, se dobla en tres partes iguales desde la parte más estrecha, y las dos zonas más largas se llevan hasta el centro, juntándose ahí. Una vez doblados, se forman los moldes.










     Con el cargamento de moldes, se iba uno al horno del pueblo, a amasar y cocer las magdalenas y otras  "cosas de horno", con las recetas en "tasas", medidas grandes, pues había que aprovechar la visita al horno.
     Yo las he hecho en los moldes normales, por comodidad y porque, lo dicho, no he encontrado papel de barba.
  
Ingredientes
  • 3 huevos
  • 250 gr de azúcar
  • 2 gaseosas
  • Ralladura de limón
  • 275 gr de harina
  • Azúcar para espolvorear
     Precalentamos el horno a 200ºC, para bajarla a 180 cuando introduzcamos las magdalenas.
     Preparamos una bandeja para magdalenas, poniendo papeles en los huecos.
     Separamos las claras de las yemas. Batimos las claras a punto de nieve y reservamos.
     Batimos las yemas con el azúcar durante unos 5 minutos, cambiamos el globo por la pala mezcladora y vamos añadiendo la mitad de la harina, a cucharadas, así como los sobres blancos (acidulante) de las gaseosas. Añadimos las claras reservadas y seguimos mezclando a la velocidad más baja posible, e incorporamos el resto de la harina, así como los sobres de gasificante.
     Rellenamos los moldes de magdalena con un par de cucharadas de la mezcla, así como 2/3 de la capacidad del molde, espolvoreamos con un poco de azúcar sobre cada una, y metemos en el horno, recordando bajar la temperatura a 180ºC, durante 8 minutos, calor arriba y abajo, y 4 minutos con calor ventilado.
     Sacamos la bandeja del horno, sacamos las magdalenas y las dejamos enfriar sobre una rejilla. a mí me han salido 17 magdalenas. Son magdalenas planas, no llevan copete.
     ¡ Buen provecho! .

Batidos verdes

     Un batido que, como cena ligera cuando hace calor está bien, porque además está bueno. Luego, con los primeros frescos ya no apetece tanto. Hoy, primer día de verano, por si hemos olvidado la "operación biquini" , igual nos viene bien esta receta. Y también puede tomarse por la mañana, en ayunas, como me ha enseñado Gabriela, compañera de Pilates, en su canal de You Tube.
   Debe llevar hojas verdes, siendo la espinaca la más socorrida, aunque no la única, pues también se pueden usar canónigos, berros, col rizada, lechuga. acelgas....


Ingredientes
  • Espinacas
  • Pepino o calabacín
  • Apio
  • Piña
  • Manzana
  • Papaya, semillas incluídas
  • Sandía
  • Mango 
  • Semillas de chía
  • Fresas (rabito incluído)
  • 1/2 plátano....
     Se ponen todos los ingredientes en el vaso de la batidora, con agua para que se trituren bien las espinacas, y continuamos, añadiendo agua hasta obtener la consistencia deseada. Y se va bebiendo....Llena un montón.
     El líquido empleado puede ser tanto agua como leche vegetal ( soja, avena, almendras...), o zumo de naranja, de pomelo, agua de coco (no leche)...
     Asímismo, si se requiere, se puede endulzar con miel, sirope de ágave, un dátil, azúcar sin refinar,....
     Aquí señalo algunas de las combinaciones propuestas por Gabriela:
  • Espinacas + zumo de naranja + plátano
  • Espinacas + fresas + leche de avena
  • Espinacas + zumo de naranja + manzana + jengibre
  • Col rizada + apio + zumo de pomelo + jengibre +  papaya + sirope de ágave ( batido quemagrasas)
  • Piña + pepino + apio + jengibre + sirope o miel + agua ( para deshinchar)
  • Zumo de naranja + fresas + nísperos + hojas de cogollo +sirope ( para niños)  

    

Gulash con soja texturizada

     Siguiendo con las adaptaciones de mi vegetariano, he versionado este plato que tantas veces hemos cocinado, pero cambiando la carne por soja texturizada gruesa. Y el resultado ha sido muy bueno, a mi hijo le ha gustado mucho. Pues eso, imaginación y cariño, y comerá estupendamente. Mi bombón.

Ingredientes
  • 300 gr de soja texturizada gruesa
  • 2 cebollas
  • 1 pimiento verde
  • 2 ajos
  • 300 gr de tomate triturado
  • 1 vasito de vino tinto
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
     Ponemos la soja en remojo durante 20 minutos. Pasado este tiempo, la escurrimos, y la exprimimos para eliminar toda el agua posible.
     En una cacerola ponemos el aceite y doramos la cebolla picada. Añadimos el pimiento en trozos y la soja. sofreímos unos minutos, apartamos del fuego y añadimos el pimentón, dando unas vueltas. volvemos a poner al fuego y añadimos el tomate  y los ajos muy picados. Damos unas vueltas y añadimos el vino, y dejamos cocer el conjunto unos 15 minutos. Probamos de sal y añadimos pimienta. Este guiso es picante, pero ya, al gusto de cada uno.
     Como siempre, servimos acompañado de puré de patatas, de pasta,....
     A mi niño le ha gustado mucho. Al llegar a casa y ver la comida, ha preguntado ¿Y yo qué como?. T se le han abierto mucho los ojos cuando le he dicho que no llevaba carne. Y le ha encantado. Pues eso solo, ya vale la pena.

Libritos

     Otra de las recetas que les encantan a mis hijos y que, por sencilla, no estaba en el blog. Y me ha venido a la mente por aquello de que "Lo que no se soluciona pasando página, se soluciona cambiando de libro"
     Los libritos son filetes de lomo que se abren por el medio, dejando unida una de las partes, de forma que se pueden abrir como si fueran un libro. Los carniceros saben a qué nos referimos. Pueden hacerse también con otro tipo de carne, como el magro, pero lo habitual es hacerlos con lomo.

Ingredientes

  • Libritos
  • Lonchas de jamón de york o pechuga de pavo
  • Lonchas de queso
  • Pan rallado
  • Huevo batido
  • Aceite
  • Sal 

     La preparación es muy sencilla. Sólo hay que abrir los libritos, ponerles un pelín de sal, y rellenarlos con jamón de york o pechuga de pavo, y una loncha de queso que funda bien, como Havarti, Chedar, Edam....Después cerramos el libro, sujetando la carne con un par de palillos, los pasamos por huevo batido y por pan rallado, y los freímos.
     Cuando encuentro el lomo a buen precio, o cuando tengo muchas ganas de trabajar, compro más de los que necesito, y una vez empanados, los congelo. Ya que nos pringamos....Después, los sacamos del congelador un ratito antes, y los freímos. Y tenemos una estupenda comida rápida preparada por nosotros. Ligera no es, desde luego, pero conocemos de primera mano los ingredientes.  Acompañados de una ensalada, de un tazón de gazpacho,...tenemos resuelta la comida.
     Y además, sirve esta receta para felicitar a Inés en su 23 cumpleaños. Que pases un día estupendo, cariño.

Ensalada de Ana y Chimo

     Una ensalada de fiesta, deliciosa y bonita. y, que si quitamos las angulas, también es apta para dietas vegetarianas.


Ingredientes
  • Una bolsa de brotes tiernos
  • Manzana a dados
  • Mango a dados
  • Queso en dados
  • Una lata de angulas
  • Vinagreta balsámica
  • Sal

     Se abre la bolsa de ensalada y se le pone sal. A su alrededor se coloca el mango y la manzana, y en el centro, los cubos de queso.
     Las angulas se pasan por la sartén, con un pelín de aceite, y se colocan coronando la ensalada. Se aliña con la vinagreta.

Paella de verduras

     O como acabar con los restos del cajón de las verduras y hacer un arroz delicioso en poco tiempo. Los ingredientes son variables, adaptándolos a nuestro gusto. En este caso, lo que yo puse, y me salieron 6 raciones.

Ingredientes
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 calabacín
  • 1 puerro
  • 200 gr de champiñones
  • 2 ajos tiernos
  • 2 alcachofas
  • 6 espárragos trigueros
  • Un puñado de guisantes congelados
  • Un puñado de garrofón congelado
  • 200 gr de tomate triturado
  • Vaso y medio de arroz
  • Aceite de oliva
  • Pimentón dulce
  • Colorante
  • Sal 
     Pues lavamos y troceamos las verduras, ponemos la paella copn aceite al fuego y las vamos friendo. Salamos. Cuando están blandas, echamos el tomate triturado y damos unas vueltas, añadimos el arroz, volvemos a remover, apartamos del fuego y ponemos el pimentón, y enseguida el agua, y volvemos a poner al fuego.
     En mi caso, puse arroz bomba, que necesita 2 partes y media de líquido por cada parte de arroz.
     Cuando el agua hierve, probamos de sal, y añadimos si hiciera falta, teniendo en cuenta que debe estar ligeramente salado para que el arroz absorba el sabor. Añadimos también el colorante, si decidimos ponerle.
     15 minutos de fuego. al principio fuego vivo y después lo bajamos, para terminar la cocción. Si se nos queda demasiado entero, apagamos el fuego y cubrimos la paella durante unos 5 minutos con papel de periódico o con paños de cocina, para que se termine de hacer.
     En cualquier caso, es preferible dejar reposar el arroz unos 5 minutos antes de servirlo.
    

Crema de verduras vegetariana

     Pues estoy en modo "revisión" de los clásicos, para adaptarlos a la nueva forma de comer de Rodrigo, buscando que la dieta sea equilibrada y que le proporcione las proteínas necesarias. Esta vez, con tofu.

Ingredientes
  • 300 gr de verduras variadas
  • 40 gr de aceite
  • Sal
  • Tofu
     Ponemos el aceite y las verduras en el vaso de la Thermomix y programamos 5 minutos, 100ºC, velocidad 1. Al acabar, añadimos agua , yo he puesto 1,5 litros, y la sal, que en este caso ha sido sal rosa, y volvemos a programar 30 minutos, 100ºC, velocidad 1. Podemos aprovechar el tiempo y la temperatura para hacer algo en el Varoma.
     Pasado este tiempo, añadimos el tofu, que en este caso era de curry y naranja, esperamos a que baje un poco la temperatura, trituramos 1 minuto en velocidad progresiva 5-10, y volvemos a poner 5 minutos, 100ºC, velocidad 1, con el fin de las burbujas de aire introducidas al triturar, no hagan fermentar la sopa más rápido. Probamos de sal, y miramos la consistencia, por si la queremos más clara o espesa.

Horchata de otra manera

     Han llegado a mis manos unas chufas triturada, y he probado otra forma de hacer horchata, que es bastante fácil y también está muy rica.

Ingredientes
  • 200 gr de chufas molidas
  • 1,3 litros de agua
  • 130 gr de azúcar
     Por la mañana, puse las chufas en romojo con 1 litro de agua, y las dejé hasta la tarde, varias horas. En ese momento, le añadí el azúcar y las pasé a la batidora de vaso, pero también se puede hacer con la túrmix de toda la vida. Colé el resultado a través de un colador chino, apretando con el dorso de una cuchara los posos, para escurrir bien el agua. Con un colador de tela, el resultado será mejor.
     El residuo lo volví a poner en el vaso de la batidora y le añadí el agua restante. lo volví a triturar y a colar. Y a la nevera a enfriar.
     Mis hijos, que son unos magníficos catadores de horchata, le han dado el visto bueno, así que no hay nada más que añadir.

Coca de chufas

     Me encantan las chufas, remojadas para comerlas tal cual. He conseguido chufas trituradas, y además de hacer horchata con mucha facilidad, he hecho esta coca, que es una versión de la Tortada. Fácil y bien rica.
 
Ingredientes
  • 6 huevos
  • 200 gr de chufa molida
  • 200 gr de azúcar
  • 45 gr de harina de repostería
  • Azúcar glas (opcional)
     Precalentamos el horno a 180ºC.
     Separamos las claras de las yemas.
     Batimos las claras a punto de nieve. cuando están montadas, cambiamos el globo por la pala amasadora, bajamos la velocidad de la batidsora al mínimo, y añadimos el resto de los ingredientes, excepto el azúcar glas.
     Engrasamos y enharinamos un molde, o bien le ponemos papel de manila, como hice yo, echamos la masa, y la cocemos a 180º, calor arriba y abajo, durante unos 45 minutos, o hasta que esté cuajada.
     Opcionalmente, le ponemos azúcar glas por encima cuando la saquemos del horno.
     Deliciosa.

Empanadas colombianas

     Estas empanadas las probé en el bar de una chica colombiana y me gustaron mucho. Tanto que busqué la receta por internet, y la encontré aquí. No sé si es exactamente la misma receta de las que yo comí, pues como todos los platos populares, cada uno le da su toque, pero las que yo comí estaban deliciosas.









Ingredientes
Masa
  • 1 1/2 taza de harina de maíz precocida (Masarepa)
  • 2 tazas de agua
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 1/2 cucharadita de Sazón con azafrán
  • 1/2 cucharadita de sal
Relleno
  • 2 tazas de patatas blancas peladas y cortadas en cubos
  • 1 pastilla de caldo de pollo o vegetales
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/4 de taza de cebolla picada
  • 1 taza de tomate picado
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de taza de cebolleta picada
  • 1 ajo picado
  • 2 cucharadas de cilantro fresco picado
  • 2 cucharadas de pimiento rojo picado
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra
  • 250 gr de carne picada de cerdo y ternera
Ají
  • 1 guindilla (supongo que eso será 1 ají bien picante rojo)
  • 1/2 taza de vinagre
  • 1/4 taza de agua
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1/2 taza de cilantro fresco picado
  • 1/4 taza de perejil picado
  • 1/2 taza de cebolleta picada
  • 1/2 taza de tomate picado
Ají
     Poner el vinagre, el agua y el ají en la licuadora durante 2 minutos.
     Colocar el resto de los ingredientes en un tazón y mezclar bien. Añadir el líquido y seguir mezclando.
     Meter en un frasco de vidrio y guardar en la nevera, donde puede conservarse hasta durante 10 dias.
Masa
     Colocar la harina de maíz en un cuenco grande, añadir la sal y el Sazón, mezclar bien, añadir el agua y el aceite, y amasar durante 2 minutos o hasta que esté suave. Tapar con un paño y dejar reposar durante al menos 20 minutos.
Relleno
     Cocer las patatas en una olla con la pastilla de caldo, durante unos 20 minutos, o hasta que estén cocidas. Escurrir, triturarlas un poco y reservar.
     En una sartén grande calentar una cucharada de aceite de oliva y cocinar la cebolla, a fuego medio-bajo durante 5 minutos. Añadir los tomates, cebolleta, ajo, pimentón, pimienta, cilantro y sal y cocinar durante 15 minutos. Añadir la carne e ir partiéndola con una cuchara de madera. Cocinar durante 15 minutos, o hasta que la mezcla esté seca. Mezclar bien con las patatas reservad.
     Coger porciones de la masa de aproximadamente 1 1/2 cucharadas, redondeándolas bien con las manos. Poner entre dos plásticos y aplastar. colocar sobre este círculo 1 cucharada de relleno, cerrar la empanada con ayuda del plástico de abajo y sellar los bordes bien, con un tenedor o con los dedos.
     Calentar el aceite vegetal a unos 180ºC y freír las empanadas durante unos 2 minutos aproximadamente. Dejar escurrir en un plato sobre papel absorbente, y servir acompañadas de ají y gajos de limón.
    

Timbal de espinacas

     Ésta es una receta que vi en un programa de televisión que no recuerdo, y que es una manera diferente de presentar las espinacas de toda la vida. La presentación la hace de lo más apetecible.

Ingredientes  (para 2 personas)
  • 300 gr de espinacas limpias
  • 2 ajos
  • Unos piñones
  • Unas pasas
  • 2 huevos
  • Unos dados de jamón
  • Unos dados de queso Chedar
  • Cebolla crujiente
  • Aceite
     Cortamos el ajo en láminas y lo doramos en la sartén con un poco de aceite. Cuando esté dorado, añadimos las pasas y los piñones y damos unas vueltas más. Entonces añadimos las espinacas en dos veces, pues tienen mucho volumen que, pococ a poco, van perdiendo. Reservamos.
     En dos tazas, ponemos sendos trozos de pepel film, y les echamos un chorrito de aceite, para que el huevo no se pegue al plástico. Sobre el aceite, cascamos un huevo, y le añadimos unos taquitos de jamón y unos taquitos de queso.
     Ponemos una olla con agua al fuego, y la llevamos a ebullición. Cuando hierva, introducimos los paquetes con el huevo, sin soltarlos de la mano y dandoles vueltas, de manera que no caigan al fondo de la olla y no se pegue y rompa el film. Los mantenemos 3 minutos, y sacamos.
     Sobre el plato, colocamos un aro de emplatar cuadrado, que rellenamos con la mitad de las espinacas, y sobre ellas, pondremos el huevo, para lo cual romperemos el paquete y lo dejaremos caer con suavidad. Y coronamos el conjunto con una cucharadita de cebolla crujiente. Fácil, barato y delicioso.

Hamburguesas de mijo y remolacha

     Hoy es el día de la madre. Y en éste día quiero estrenar una etiqueta en mi blog, la de "Vegetariano", porque hace una semana, mi hijo pequeño me informó que había decidido hacerse vegetariano. Y yo, ahí estoy investigando recetas para que mi niño coma bien, lo más variado posible, pero, sobre todo, de manera equilibrada. Así que añadiré esta etiqueta a los platos anteriores que sean compatibles, y aprenderemos juntos, como tantas veces. Os quiero mucho, hijos.
     Cuando les digo a mis chicos que ésto son hamburguesas, se parten de risa, es lo que tiene la juventud. Las hice, y a mí me han gustado, y resisten bien el paso del tiempo. A mi chico no le han gustado demasiado, veremos la manera de alegrarlas a su gusto, pero, de momento, esta es la receta que me dieron, y están bien buenas.

Ingredientes
  • 1 brócoli
  • 200 gr de mijo
  • 600 gr de caldo vegetal
  • 180 gr de remolacha cocida
  • 150 gr de copos de avena
  • 100 gr de nueces
  • 1/4 de taza de perejil picado
  • 1 cucharada de pimentón
  • Pimienta
  • Sal
     Cocemos el brócoli en el horno. yo lo tuve unos 20 minutos a 180ºC, pero claro, todo depende del tamaño, que sí importa, del horno, etc.
     Cocemos el mijo en el caldo vegeta. yo no tenía y lo coí en agua, en la misma proporción, y durtante unos 20 minutos, y ésto me llamó la atención, porque en el paquete del mijo ponía 40 minutos, pero a los 20 ya estaba cocido y el caldo, casi consumido, así que lo retiré del fuego. lo reservamos.
     En el vaso de la batidora ponemos la remolacha, el brócoli, las nueces, el perejil, la avena, el pimentón y la pimienta. O bien con la Minipimer, ya que. como no hay liñquido, cuesta de triturar. A mí se me quedaron trozos grandes, que, aunque no me importó, no es lo que pretendemos.
      A esta pasta, le añadimos el mijo, que ya estará frío, lo mezclamos todo bien, formamos las tortitas, probamos por si fuese necesario añadir sal,  y las ponemos en la bandeja del horno, sobre papel. 15 minutos, al horno precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo, aunque los últimos 5 minutos, yo les puse calor ventilado, para que se dorasen un poco.
     Lo dicho, a mí me han gustado mucho.

Alcachofas con almejas

     Es curioso que en la oto de esta receta no figuren las almejas, pero la primera vez que lo hice no me dio tiempo a hacer la foto, así que la repetí con lo que tenía por casa, y también estaba delicioso, y no quería dejar de apuntar esta receta, porque es bien fácily ápida de hacer,además de lo rica que está. Y que copié de aquí.

Ingredientes
  • 8 alcachofas
  • 600 gr de almejas, o de un variado de almejas, mejillones,langostinos, calamares,....
  • 2 cucharadas de harina
  • 50 ml de vino blanco
  • 2 ajos
  • AOVE
  • 400 ml de agua
  • Sal
  • Perejil picado
     Ponemos las almejas  en remojo en agua con bastante sal durante unas 3 horas, moviéndolas de vez en cuando, para que se abran y suelten la arena y posibles impurezas que puedan tener. Pasado este tiempo, las lavamos, escurrimos y abrimos al vapor, o bien con un dedo de agua en la olla, hasta que se abran, 2-3 minutos. Reservamos las almejas, o mejillones, y colamos el caldo, al que añadiremos agua hasta completar los 400 ml.
     Pelamos las alcachofas y las partimos en octavos. Podemos ponerlas, conforme las vamos partiendo, en remojo en agua con zumo de limón o perejil, si no queremos que se oxiden. A mí ésto me da un poco igual para esta receta.
      En una sartén tipo wok ponemos 4 cucharadas de aceite y freímos el ajo bien picado, hasta que comience a dorarse, momento en que añadimos las alcachosfas, escurridas y secas, y cocinamos durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Añadimos la harina, dejamos que se dore unos minutos, y echamos el vino. Esperamos unos minutos para que el alchohol se evapore, y echamos  el caldo que soltaron las almejas o mejillones., dejando cocinar durante 10 minutos.
     Si lleva, como en mi caso, otros ingredientes, tipo calamares o langostinos, podemos dorarlos antes del ajo, e incorporarlos en este momento los calamares, y cuando falten 2 o 3 minutos, los langostinos.
     Pasado este tiempo, añadimos las almejas o calamares, durante unos segundos para que se atemperen, espolvoreamos con perejil picado, y servimos.
     Realmente muy rico, fácil y rápido.

Fabada

     Nunca me gustaron las alubias cocidas como las hacía mi madre, y encima eran una de las comidas favoritas de mi madre. Así que, para mí, fue todo un descubrimiento la fabada, cuya receta saqué de un libro de cocina hace tropecientos años, y que es la que sigo haciendo. Y que me encanta. no está tan buena como la que hace mi amigo Juan Carlos en Llanes, y nos comimos juntos, pero es bastante digna. Aunque igual tengo que subir más veces a Llanes, para aprender mejor....

Ingredientes
  • 500 gr de alubias
  • 1 morcilla asturiana
  • 1 chorizo asturiano
  • 1 trozo de tocino entreverado ahumado
  • Una punta de jamón en trozos
  • Sal 
  • Azafrán
     La noche anterior, ponemos las alubias en remojo. También el jamón.
     Las escurrimos y las ponemos en una cacerola, cubiertas de agua fría. Cuando rompa el hervor, añadimos medio vaso de agua fría para "asustarlas", y realizamos tres veces ésta operación. Cuando vuelva a hervir, añadimos el jamón y el tocino, y dejamos cocer a fuego lento dos horas y media. Pasado este tiempo, añadimos el chorizo y la morcilla, y dejamos cocer una hora más. probamos de sal, y unos minuots antes de cocer, diluímos unas hebras de azafrán en un poco de caldo caliente, y lo añadimos al guiso.
     Yo lo hago en una cocotte, a fuego muy lento, y tapado, de manera que el agua que se evapora, vuelve a caer al guiso. De todas formas, hay que vigilar que no se queden sin agua, en cuyo caso añadiríamos sin problema, un poco más de agua fría.
     En Mercadona compro el "Compango", que está formado por el tocino, el chorizo y la morcilla asturiana.
     Me encanta la fabada. Y me acuerdo de las "habichuelas estofadas" que tanto le gustaban a mi padre.

Sopa cordial

     Receta sacada del libro "¡Por fin solos!, cocina para unao", de Renadine, de Ediciones B, grupo Zeta, que tenía mi hermana por casa.

Ingredientes
  • Una nuez de mantequilla
  • 2 cucharadas rasas de harina
  • 1 vaso y dos dedos de leche
  • 1 huevo
  • 1 rebanada de pan
  • El zumo de medio limón
  • Sal
  • Parmesano (opcional)

     En una cacerola se pone a fundir la mantequilla, se añade la harina, se tuesta un minuto a fuego lento, y luego se incorpora la leche, y se deja cocer durante un cuarto de hora, removiendo de vez en cuando, y cuidando de que no se pegue.
     Se pone a tostar el pan
     Se bate el huevo con el zumo de limón, se añade a la olla, se sala, se condimenta con el parmesano si se quiere, se parte la rodaja de pan y se saborea.
     Como dice el libro, " es una receta delicada, nutritiva y reconfortante para cuando estás cansado, con frío y en casa no tienes casi nada".

Sakuskiyas

     Hace ya tiempo que hice esta receta, sacada de Webos fritos. Después, buscando la receta, que no he encontrado, de las "coronas de Santa Orosia", he leído que son muy parecidas a estas Sakuskiyas, así como las crullers franceses, y las rosquillas de San Froilán. No sé donde leí lo de las coronas, la verdad, pero me hizo mucha ilusión, pues en un viaje que hicimos allá por el 2001 por Huesca, tuvimos ocasión de comer éstos dulces, que compramos en Jaca, y que nos cautivaron. Y sí, lo recuerdo muy parecido al de éstas saluskiyas. Lo dicho, la receta es del blog de Susana.
Ingredientes
  • 250 gr de harina
  • 250 ml de leche entera
  • 250 ml de agua 
  • 50 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 yema
  • Una pizca de sal
  • 2 cucharaditas de levadura Royal
Glasa
  • 1 clara de huevo grande
  • Unas gotas de zumo le limón
  • 1 cucharada sopera de ron oscuro
  • 175 gr de azúcar glas
     En un cazo poner a hervir el agua, la leche, el azúcar, la sal y la mantequilla. Cuando hierva a borbotones echar de golpe la harina tamizada. Bajar el fuego y mover con una cuchara de madera hasta que se forme una bola que se separe de las paredes del cazo.
     Apartar del fuego y seguir dando vueltas sin parar, para deshacer los grumos que se hayan formado. Dejar que se enfríe completamente.
     Mientras, cortamos unos cuadrados de 8 x 8 cm de lado de papel de horno, y los engrasamos. Cuando formemos las pastas, lo haremos sobre dichos papeles, y con ellos los llevaremos a la sartén;  de esta manera no los manipularemos, y el dibujo quedará intacto.
     Cuando la masa esté fría añadir los huevos y la yema, de uno en uno, sin echar el siguiente hasta que el anterior  esté completamente incorporado. Cuesta un poco. Una vez mezclados, incorporamos la levadura.
     En un cazo no muy grande echamos aceite, en cantidad suficiente como para que las pastas puedan flotar. Lo calentamos, sin pasarnos, para que no se arrebaten y se cocinen por dentro.
     Ponemos la masa en una manga pastelera con boquilla rizada pequeña, y vamos formando círculos, (o coronas, jajaja) pequeños, tienen que ser de bocado, encima de los papeles aceitados. Y de los papeles, y por tandas de 6 a 8, las deslizamos al aceite caliente. Se fríen pronto. Las sacamos a un colador grande, y de ahí a papel de cocina, para que suelten la grasa.
     Mientras, prepararemos la glasa: ponemos todos los ingredientes de la misma en un bol y mezclamos con una cuchara de madera. Con la mano, vamos metiendo las pastas en ella, las sacudimos, y las dejamos secar sobre una rejilla.
     Según Susana, se conservan estupendamente hasta dos horas, en que empiezan a perder el punto crujiente de la glasa. Yo, cuando las hice, como repartí, no llegaron a durar tanto. Pero bueno, aún así, deben seguir estando de vicio.

    

Crema especiada de lentejas.

     Me encantan las lentejas, pero siempre las como de igual manera. Hasta que ví esta crema, y me picó el gusanillo. A mis hijos no les fue mucho. A mí me gustaron, y tengo que repetir, aunque dejándolas más líquidas.

Ingredientes
  • 250 gr de lentejas rojas
  • 200 gr de tomate rallado
  • 100 gr de leche de coco
  • 400 ml de caldo de verduras o agua
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 ajo
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (o  cacahuete, o mantequilla).
  • Pimienta negra en grano al gusto
  • Sal
     Ponemos en remojo las lentejas, las escurrimos y la reservamos.
     Picamos la cebolla y la sofreímos en el aceite. Salamos.
     En el mortero, majamos la sal con los cominos, la pimienta y el ajo. Hacemos una especie de pasta, lo añadimos a la cebolla y rehogamos un poco.
     Añadimos la cúrcuma y la canela, removemos y añadimos el tomate. Lo dejamos freír unos 10 minutos y añadimos la leche de coco, las lentejas muy bien escurridas, y el caldo o agua, más o menos hasta que las cubra. Las dejamos cocer unos 20 min. La trituramos, salpimentamos, y ajustamos de espesor, añadiendo caldo o dejándola cocer un poco más.
     Servimos espolvoreada de semillas de sésamo y unas gotas de aceite de oliva.

Foie

     Poco antes de las navidades, encontré unos trozos de foie de la marca Martiko en los expositores de Mercadona, y me decidí a probar a hacer el foie, que tanto me gusta.  Me guié por Susana. Al final, con tal de no romper demasiado los trozos, no quité del todo bien las venas pequeñas. Creo que tendré que probar con trozos más grandes. pero el resultado me gustó.

Ingredientes
  • 250 gr de foie de pato
  • 4 gr de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta
  • 1/4 de cuharadita de mezcla de canela, clavo y nues moscada
  • 25 ml de brandy
  • 25 ml de Oporto
  • 25 ml de Moscatel
     Denervamos el foie, que ha de estar a temperatura ambiente. Lo acomodamos en un molde tipo cake, lo sazonamos con la mezcla de especias, lo regamos con los vinos, y lo dejamos marinar en la nevera durante toda la noche.
     Al dia siguiente precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo, y lo horneamos 15 minutos con la marinada. Escurrimos el líquido y la grasa.
     Ponemos los trozos en 1 o 2 moldes de terrina, según la cantidad que tengamos. Ponemos un trozo de papel de horno del tamaño de la terrina, encima una lata de conserva de un diámetro ligeramente inferior, de forma que encaje como un pistón, y encima un brick de leche. Lo mantenemos así durante 24 horas, en un lugar fresco y seco, y durante ese tiempo va soltando grasa.
     Limpiamos la grasa, tapamos la terrina con un plástico transparente, y la dejamos reposar en la nevea de 24 a 36 horas antes de consumirla.
     Delicioso.
  

Carrilleras en salsa

     Las vi, recordé que rondaban mucho por muchos blogs de cocina, las compré, las guisé y las congelé. El día de Nochebuena, solo tuve que sacarlas del congelador por la mañana, y calentarlas suavemente a la hora de cenar, ya que sabía que la tarde sería movida. Y cenamos tan ricamente. Y nos sobró cena para el día siguiente.

Ingredientes
  • 8 carrilleras
  • Harina
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Puerro
  • Cebolla
  • Patata
  • Zanahoria
     Yo lo hice a fuego lento, en la cocotte. Enharinamos y freímos ligeramente las carrilleras. Las reservamos. En ese aceite doramos las verduras cortadas en trozos. Añadimos las carrilleras, agua, sal y pimienta, y las dejamos cocer tapadas a fuego muy lento, hasta que estén tiernas. Las mías estuvieron cerca de una hora.
     Cuando están tiernas, retiramos de la olla, y pasamos toda las verduras por la batidora, obteniendo una salsa deliciosa, que ajustaremos de espesor con más o menos agua. Probamos de sal, y ya está lista. Para comer, para congelar, para.....
     Yo serví las carrilleras con su salsa, acompañados de semmelknödel, que son unas bolas de pan alemanas que me gustan mucho, y que tengo pendiente de confeccionar, porque las que suelo gastar las encuentro precocinadas en Lidl.
     Y, con esta receta de fiesta que le gustó mucho, felicito a mi hijo Rodrigo, que celebra hoy su santo, al que quiero muchísimo, y del que estoy muy orgullosa. Te quiero, cariñito.